Cierre de Cajanal una acción cantada

La orden de cerrar que ha impartido el gobierno nacional de cerrar definitivamente a Cajanal, es una acción cantada desde hace mucho rato.

Para la opinión pública, es evidente que ante tan aberrantes casos de corrupción presentados allí, era imposible que el presupuesto público aguantara tal fuga de fondos.

Y es que pesar de las medidas tomadas ante el robo de cientos de miles de millones de pesos en el pasado [el tristemente célebre desfalco], los robos no pararon, sino que por el contrario continuaron hasta el último que esta semana que termina fue denunciado. Y seguramente seguirán robando hasta que se finalice su liquidación, puesto que es una entidad que fue invadida por la corrupción en casi todos sus niveles.

Es apenas natural que una entidad donde muchos de sus trabajadores se dedicaron a robarse la entidad, termine cerrada por inviable, por insoportable, por ser más una vergüenza administrativa que una solución para los miles de trabajadores que confiaron sus aportes a esta empresa.

Esta es una decisión lamentable para los trabajadores honestos de Cajanal, pero también por la sociedad, porque tiene que ver el triste final de las entidades que se suponen tiene que velar por la vejes de sus miembros.

Los pensionados de Cajanal pasarán al nuevo seguro social, pero resulta que la corrupción también está allí, y con seguridad que los primeros en pasar al nuevo seguro, serán los ladrones de Cajanal para esperar a que llegue la plata de los pensionados sobrevivientes. Estos señores saben dónde está el botín y para donde va. Y siempre están en el lugar correcto en el momento correcto.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.