Coaching

Entre las muy diversas metodologías o estrategias existentes que abordan el modo en que una persona tutela a un grupo o a un individuo para lograr un objetivo empresarial determinado, o mejorar una actividad laboral ya en funcionamiento, surgió en Estados Unidos en los  años ochenta una nueva forma de encarar este asunto bajo la denominación generalizada de “coaching”.

El coaching proviene del sustantivo “coach” en inglés en su acepción de entrenador deportivo, o bien, de profesor particular en el ámbito de la enseñanza, lo cual de ya una primera idea de cómo se establece la relación entre las personas que participan en el proceso.

Posteriormente, en los años noventa, el concepto se extendió al terreno de lo personal e individual y a todas las restantes facetas de la vida como vía de superación o de mejora de calidad de vida.

El coaching empresarial se puede definir como una metodología de trabajo consistente en la ayuda que presta un entrenador, o profesor, a un discípulo o cliente (también a un grupo de trabajo) para que desarrolle sus propios recursos de modo que pueda superar con éxito una nueva tarea encomendada, o mejore  sustancialmente en la que ya viene realizando de forma rutinaria.

Uno de los principales objetivos es el de descubrir las potencialidades ocultas o escasamente valoradas en cada persona, o grupo, para mejorar su rendimiento y su grado de satisfacción personal en general. Una vez conseguido el desarrollo completo de las cualidades o habilidades del alumno, su motivación será absoluta y su rendimiento, el óptimo. Es pues una herramienta muy útil para el crecimiento individual y colectivo en el seno de la empresa.

Para lograr este objetivo, el coach debe identificar qué tipo de adiestramiento, aprendizaje o conocimientos son necesarios para lograr que el alumno potencie al máximo sus aptitudes naturales; incluso aconsejará el cambio de función o puesto de trabajo dentro de la misma organización en función de su talento. Del mismo modo, una vez establecida esa relación estrecha y sincera, el coach puede detectar las limitaciones, aspectos negativos de la personalidad o ideas erróneas, que pueden alejar a una persona de lo que quiere conseguir, con el fin de neutralizarlas o reducirlas en la medida de lo posible.

Los beneficios principales que se pueden obtener de este método son: mejora del rendimiento de los recursos humanos; buen ambiente en el lugar de trabajo; superación de impedimentos y, a destacar, la capacidad de acometer nuevos retos que quizá eran impensables poco tiempo atrás.

Quizá lo más novedoso de este sistema fue la incursión del mundo de las relaciones laborales en el ámbito de lo privado, con una intensidad desconocida hasta entonces, con el fin de conciliar ambas esferas; pues realmente no es posible trazar una frontera precisa que separe nuestro trabajo de nuestra forma de vida, o de nuestros deseos de alcanzar nuevas metas.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.