¿Cobrar mucho o poco por sus servicios?

Un profesional independiente como un contador público o un abogado tiene serias dificultades cuando apenas incursiona en el mercado para definir un precio a cobrar por sus servicios, y dependiendo como lo enfoque puede que su carrera sea exitosa o no tanto.

Cuando se empieza una actividad o un negocio la primera idea que se nos ocurre, y que por lo general nos recomiendan, es cobrar poco para conseguir clientes, y en efecto ello puede ser así, ¿pero qué clase de clientes estamos consiguiendo?

Cuando iniciamos con precios bajos por nuestros servicios corremos el riesgo de que se nos identifique por eso, por cobrar barato y todo el cliente que no quiera pagar mucho recurrirá a nosotros, y ninguno que pueda y quiera pagar bien lo hará por la relación que existe entre precio y calidad.

Existe la arraigada creencia de que lo barato sale caro, y muchas veces hacemos honor a ello cuando prestamos un servicio profesional por un bajo precio.

Cuando trabajamos barato debemos trabajar mucho para cuadrar cuentas a fin de mes, y cuando trabajamos mucho no podemos prestar la suficiente atención a cada cliente, lo que desmejora la calidad de nuestro servicio.

Además, quien lleva muchos clientes a bajo precio suele vivir tan ocupado con ellos que difícilmente dedica tiempo para formación, para actualizarse y para adquirir nuevos conocimientos, lo que redunda a su vez en una baja capacidad para prestar un buen servicio.

Iniciar trabajando por bajo precio tiene un alto riesgo de llevarnos a una trampa de la que no podemos salir. Una vez se logra la fama y el reconocimiento de ser el contador que hace declaraciones por $100.000 o el abogado que tramita demandas por $200.000, resulta muy difícil deshacerse de esa clasificación. Ya hemos sido etiquetados por el mercado y poco podemos hacer para escapar a ello.

Si de darnos a conocer se trata, es preferible trabajar gratis pero muy bien, que hacerlo barato y mediocremente.

Pero muchas veces, (y no lo advertimos), desde que estamos estudiando ya nos estamos perfilando para ser un profesional mediocre y barato, o uno excelente y caro.

Generalmente quien no se siente con las capacidades necesarias para hacer un buen trabajo, opta por cobrar barato y manejar clientes sencillos que no sean muy exigentes, en lugar de esforzarse por ser un mejor profesional y cobrar más, y eso se ve desde que somos estudiantes.

Si somos estudiantes regulares y  perezosos sin duda seremos de los que luego cobraremos barato, y si somos excelentes y nos esforzamos por superar nuestros conocimientos, seremos de los que cobrarán caro, porque estaremos seguro de lo que sabemos y no temeremos quedarnos sin clientes por cobrar lo justo.

La recomendación seria ser un gran profesional y cobrar la tarifa justa desde el comienzo, que los buenos clientes por lo general no dan tanta importancia a la tarifa sino a la calidad del servicio, sobre todo en aspectos que trasnochan tanto a una persona como los impuestos y los problemas legales. Quien esté con un problema de este tipo no duda en pagar lo que sea necesario si siente que el profesional que le asesorará le ofrece confianza y seguridad, y esa confianza y seguridad no se proyecta cobrando miserias por nuestros servicios.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. Adolfo L. Camacho Caicedo dice:

    Los Contadores Públicos Titulados, no tienen una tarifa estándar en qué basar el cobro de sus servicios profesionales independientes. Muchos simplemente adoptan un estimado mensual de honorarios desde una base de 10 smmlv y dividiendo por 20 días hábiles mensuales promedio ($737.717 x 10) / 20 /8 = $46.107), fijan así un valor por hora de $50.000. De tal manera que una declaración de renta de un asalariado sin bien inmueble, les aplican $100.000 porque máximo demoran 2 horas y hasta menos. A medida que los datos del cliente son mas complejos se requieren mas horas y fijan la tarifa en esa base., Cuál es la crítica? ¿El cliente entre menos sepa debe pagar mas? ¿Los clientes deben “pagar” los gastos de nuestra capacitación y experiencia?

    • Lula dice:

      Pienso que puede que uno se demore 2 horas o menos haciendo una declaración de renta, pero el hecho de que sepas hacerlo en 2 horas o menos también se debe cobrar. Si pones a una persona que no sabe hacerla entonces el tiempo que se demorará en buscar cómo se hace y responder todas las preguntas para hacerla bien no va a ser de 2 horas sino de mucho más. Por lo tanto, sí considero que un cobro de $100,000 es subvalorado para una declaración de renta, así como lo dice el artículo.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.