Cómo afrontar una conversación difícil con los empleados

Si usted tiene empleados a su cargo, tarde o temprano tendrá que mantener algún tipo de conversación difícil con algunos de ellos. Puede tratarse por un problema de actitud, de agresividad frente a compañeros o clientes, comportamiento inadecuado, absentismo laboral o incorporación tardía, desorden del espacio de trabajo,  o higiene personal, por nombrar algunos de los temas que pueden plantearse.

Los siguientes pasos le ayudarán a mantener conversaciones difíciles cuando algún empleado necesite retroalimentación profesional.

Solicite al empleado que hable con usted

Aunque usted sea el jefe o el encargado, el hecho de que solicite permiso para compartir algo importante suaviza la situación. Además, dar al empleado algún control sobre cómo y cuándo   recibe la retroalimentación puede marcar la diferencia en su modo de recibir y aceptar las pautas.

Comienza la conversación suavemente

Las conversaciones difíciles lo son porque suponen tratar un tema delicado con el que es fácil ofender, herir o hacer sentir mal al otro.. Pero el objetivo es corregir el comportamiento, no castigarlo. Por eso es importante empezar suavemente. El empleado seguramente se sienta incómodo, lo cual es natural. Su papel es conseguir que esa incomodidad no se entienda como algo personal y que no se sienta ridículo.

Sea concreto y no se vaya por las ramas

A la hora de ofrecer retroalimentación a un empleado por un tema sensible no se ande por las ramas. Empiece suave, sí, pero no de rodeos. Eso puede complicar aún más la conversación. Explíquele a la persona con la que hable el impacto que el cambio de su comportamiento tendrá desde una perspectiva positiva.

Establezca una fecha

Llegue a un acuerdo y marque una fecha límite en la que el empleado tendrá que mostrar el cambio. Establecer un marco de tiempo para revisar los avances le dará al empleado tiempo para asimilar el cambio y convencerse de la necesidad de hacerlo. En algunos casos necesitará hacer un seguimiento. Si esto sucede, intente que el empleado se sienta apoyado, no vigilado, para que aumente su motivación y su interiorización de la necesidad de cambio.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.