¿Cómo deben declarar la retención de IVA, por compras al régimen simplificado, las entidades ejecutoras del presupuesto general de la nación?

El artículo 76 de la ley 633 de 2000 consagra que las “entidades ejecutoras del presupuesto General de la Nación operarán el sistema de caja para efectos del pago de las retenciones en la fuente de impuestos nacionales.

Y en concordancia con la anterior disposición, señala el artículo 15 del decreto 406 de 2001 que “de conformidad con el artículo 76 de la Ley 633 de 2000, las entidades ejecutoras del Presupuesto General de la Nación, deberán causar y practicar retención en la fuente cuando se efectúe el pago sujeto a retención”.  (Resaltado por fuera del texto)

Sería de inferir, y como bien lo ha señalado la doctrina de la DIAN, que las aludidas entidades deberán atender – para efecto de retención en la fuente – la regla especial, respecto de la cual las retenciones ha declarar y pagar serán aquellas que correspondan a las efectivamente practicadas; es decir, la regla general de retención en la fuente que se sustenta en el pago o abono en cuenta, queda limitada únicamente a la coincidencia de lo efectivamente pagado con lo declarado, para esos particulares agentes de retención.

Ahora, bien cabría el cuestionamiento de si el descrito tratamiento preferente sería aplicable también para el evento de las retenciones en la fuente a título de IVA, y en especial las referidas a la compra de bienes y/o servicios a responsables del régimen simplificado.

En tal sentido, es del caso recordar que conforme al numeral 4 del artículo 437-2 del E.T. “actuarán como agentes retenedores del impuesto sobre las ventas en la adquisición de bienes y servicios gravados: (…) los responsables del régimen común, cuando adquieran bienes corporales muebles o servicios gravados, de personas que pertenezcan al régimen simplificado”.

En cuanto al propuesto interrogante, la Administración Tributaria ha manifestado que “esta figura atiende igualmente al mecanismo de la retención en la fuente y debe incluirse en la declaración de retención en la fuente del mes en que se autoliquide, y pagarse con la respectiva declaración mensual de retenciones”.

Y culmina, la Entidad Oficial, precisando en esa misma doctrina que “como quiera que conceptualmente la retención en la fuente a título de IVA, asumida en las compras a responsables del régimen simplificado, tiene el tratamiento de una retención y opera conforme a las reglas que aplican a la misma, y deben incluirse, en la declaración de retención en la fuente, tiene para las Entidades Ejecutoras de Presupuesto General de la Nación, el mismo tratamiento de las retenciones en la fuente.  En este sentido, debe causarse y practicarse cuando se efectúe el pago e incluirse en la declaración de retención del respectivo período en la sección de retenciones practicadas a título de impuesto sobre las ventas (I.V.A.) atendiendo a la fecha en que pague la obligación.

En suma, las Entidades Ejecutoras de Presupuesto General de la Nación deben practicar las retenciones, bien sea a título de renta, IVA o timbre, en el momento del pago de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 76 de la Ley 633 de 2000, disposición que prevalece por ser una norma especial”.

Finalmente, no sobra recordar que “el IVA asumido a los responsables del régimen simplificado, en la práctica, es un valor que el responsable del impuesto sobre las ventas avanza al Estado a través de su declaración de retención en la fuente y puede recuperar a través de su declaración del impuesto sobre las ventas o puede llevarlo como mayor valor del costo o gasto sino corresponde a un IVA que pueda ser tratado como descontable.  Es así como, en el primer caso, tendría que incluirse en la declaración bimestral posterior a la declaración de retención en la fuente, o de los dos períodos siguientes.  En caso de no corresponder a un impuesto descontable deberá ser tratado como mayor valor del bien o servicios.  En cualquier caso, debe tenerse presente, que lo que primero que debe ocurrir es la práctica de la retención en la fuente o autoliquidación del IVA asumido al simplificado cuando se efectúa el pago y sólo después de ocurrido este hecho puede ser incluido en la respectiva declaración bimestral del impuesto sobre las ventas o ser tratado como mayor valor del costo o gasto, según el caso”.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.