¿Cómo declaran renta los abogados?

Los abogados, por su oficio tienen un tratamiento particular en cuanto a la declaración de renta en cuanto al tema de los ingesos que merece un capítulo aparte. Veamos cómo deben declarar renta los abogados.

El ejercicio del derecho puede ser remunerado por honorarios cuando el abogado actúa como simple consultor o asesor, y en ese caso lo que cobre por concepto de honorarios es un ingreso gravado que debe declarar en su totalidad.

El asunto cambia cuando el abogado actúa como apoderado en un proceso, en el que el abogado por lo general recibe una remuneración que se puede dividir en dos partes:

  1. Agencias de derecho o costas del proceso
  2. Honorarios o parte remunerativa

La doctrina y la jurisprudencia han considerado que el dinero que se reciba por concepto de  agencias de derecho o costas del proceso, no es un ingreso gravado por cuanto no tiene la virtud de incrementar el patrimonio, sino que apenas constituye un reembolso de los gastos en que el abogado debe incurrir para llevar a cabo el proceso.

Diferente es el caso de los honorarios que recibe el abogado. Esa parte del pago que recibe el abogado diferente a las agencias de derecho y que constituye la parte remunerativa sí está gravado con el impuesto a la renta, y como tal se debe declarar.

Ello obliga a que los dos conceptos se separen debidamente para identificarlos con facilidad en caso que la Dian solicite alguna explicación.

Otro aspecto que se debe considerar es el tratamiento que se debe dar a los dineros  que recibe el abogado cuando el proceso resulta exitoso.

En ese caso es normal que el abogado cobre todo el dinero obtenido el litigio, deduzca la parte que le corresponde según lo acordado con el cliente, y el resto debe entregárselo al cliente.

Por ejemplo, es el caso de un proceso donde el abogado recibe 600 millones de pesos, pero sólo el 30% (180 millones) es suyo y el resto es del cliente (420 millones).

El abogado recibe 600 millones y así lo reporta a la Dian el pagador y el banco en que se realiza la consignación, pero no por ello el abogado debe declarar como suyos los 600 millones.

En este caso el abogado reporta los 180 millones que le corresponde, de los que una parte no son gravados (agencias de derecho y cosas del proceso), y la otra sí es gravado con el impuesto a la renta.

Los otros 420 millones que ha recibido el abogado y que pertenecen al cliente, no se declaran, o en su defecto se declaran como ingresos para terceros si a 31 de diciembre aún están en la cuenta bancaria del abogado, y estos constituyen un pasivo; de esa forma se declara un activo (cuentas de ahorro) por 420 millones y a la vez un pasivo por el mismo valor anulando ese dinero.

El abogado podría no declarar como pasivo ni  como activo ese dinero, pero si a 31 de diciembre los 420 millones están en la cuenta bancaria  del abogado porque aún no los ha entregado al cliente, es probable que salten las alarmas de la Dian porque el banco reportará a la Dian que el abogado tiene ese dinero en su cuenta bancaria, y entonces la Dian creerá que el abogado ha omitido activos, lo que por supuesto podrá explicar, pero lo mejor es no dar motivos para que la Dian se fije en el contribuyente, que después terminan encontrando más de lo que estaban buscando.

En consecuencia, lo recomendable es que antes del 31 de diciembre el abogado entregue a los clientes lo que a ellos le pertenece y así no tener que responder fiscalmente por un dinero que no es suyo.

El abogado debe conservar los documentos que le permitan probar qué parte de los ingresos recibidos no son suyos, y qué parte de los que son suyos no son gravados.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.