¿Cómo declaro las cuentas por cobrar que no puedo cobrar?

Por

Cuando se hacen ventas o se prestan servicios a crédito, o cuando prestamos plata a un amigo, nos queda una cuenta por cobrar que es un activo, ahora, ¿cómo declaramos en el impuesto  a la renta  esas cuentas por cobrar cuando nos resulta imposible cobrarlas?

Este tema es importante porque al tener una activo que ya no nos representa un beneficio por cuanto no podemos disponer de él, sólo nos causa dificultades, pues se infla el patrimonio que sirve de base para calcular obligaciones formales, o pagar impuestos sobre renta presuntiva, o para pagar impuesto al patrimonio o  a la riqueza, o como lo quiera llamar el ejecutivo cuando se quede sin efectivo.

El legislador previendo esta situación reguló este tema en el artículo 270 del estatuto tributario que trata sobre el valor patrimonial de los créditos:

«El valor de los créditos será el nominal. Sin embargo, pueden estimarse por un valor inferior cuando el contribuyente demuestre satisfactoriamente la insolvencia del deudor, o que le ha sido imposible obtener el pago, no obstante haber agotado los recursos usuales.

Cuando el contribuyente hubiere solicitado provisión para deudas de dudoso o difícil cobro, se deduce el monto de la provisión.

Los créditos manifiestamente perdidos o sin valor, pueden descargarse del patrimonio, si se ha hecho la cancelación en los libros registrados del contribuyente.

Cuando éste no lleve libros, puede descargar el crédito, siempre que conserven el documento anulado correspondiente al crédito.»

Si miramos en detalle la norma nos encontramos con que es muy similar a la que regulan la deducción por provisión de cartera y  por las llamadas deudas manifiestamente perdidas, y en efecto se trata de la contrapartida de esos conceptos.

Recordemos que cuando hacemos una venta a crédito, en la contabilidad hacemos dos registros: Un debito en el activo y un crédito en el ingreso, de manera que el activo queda afectado por esa venta.

Pero si luego el cliente no paga, nos quedamos sin el ingreso pero nos quedamos con un activo representado en un crédito incobrable, de manera que nuestro activo ya no es lo que era y debe hacerse el ajuste respectivo para reconocer la nueva realidad económica.

Y eso es lo que permite el artículo 270 del estatuto tributario en concordancia con los artículos 145 y 146 del estatuto tributario, y los requisitos vienen a ser los mismos, de manera que si procede fiscalmente las deducciones por cuenta de dudoso o difícil cobro y por las manifiestamente perdidas, entonces procede la disminución del activo por igual valor.

Prepara tu declaración de renta o la de tus clientes en línea, sin errores y con garantía en Tributi.com.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.