Como los economistas (algunos) no pudieron acabar con la fe pública del contador, ahora nombran uno como presidente de la profesión

Gran molestia entre los contadores públicos ha causado la decisión del gobierno nacional de nombrar como presidente de la Junta central de contadores a un economista.

Y es que hay dos razones de peso para que los contadores públicos estén profundamente molestos con tal decisión. En primer lugar, es irrespetuoso que una profesión sea dirigida por un profesional diferente. Imponer un economista, abogado, médico, ingeniero nuclear, o lo que sea, para que presida la Junta central de contadores, es para muchos, un insulto intolerable. En segundo lugar, hay antecedentes desafortunados que llevan al contador público a desconfiar de algunos  economistas, puesto que en dos ocasiones profesionales de la economía han intentado sin éxito eliminar la fe público del contador público.

Para los contadores públicos ha sido una afrenta que se les haya impuesto un economista, cuando anteriormente hubo economistas empeñados en “capar” la contaduría pública. Como eso no fue posible, y como si esa afrenta no fuera suficiente, el gobierno ha decidido imponer un economista para que dirija y hasta reprenda a los contadores públicos, puesto que no se puede olvidar la facultad disciplinaria que tiene la Junta central de contadores.

Entre gremios  y profesiones debe haber respeto. No se pueden tolerar intromisiones de ese tipo. Es lamentable como se maltrata la contaduría pública en nuestro país.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.