¿Cómo se gestionó la crisis financiera y económica en Islandia?

Islandia, como muchos otros países sufrió los efectos de la severa crisis financiera desde sus inicios, y ha sido un país que ha llamado la atención por la forma en que gestionó la crisis, pues lo hizo de la forma en que ningún otro país ha sido capaz, y sobre todo, de la forma contraria a lo que recomienda el FMI, y a pesar de ello, o gracias a ello, es el único país que ha salido de la crisis y ha entrado en un terreno de crecimiento positivo sin casi afectar los beneficios sociales de la población, beneficios que inexorablemente son  afectados con las recetas del FMI.

A pesar de que nos llegan pocas noticias sobre este país del noroeste de Europa, Islandia también se enfrentó a una crisis financiera en el año 2008.

Los bancos más importantes del país - Landsbanki, Kaupthing y Glitnir - se quedaron sin liquidez después de la quiebra de Lehman Brothers. El gobierno conservador del Partido de la Independencia, dirigido por el primer ministro Geir Haarde, decidió nacionalizar estas tres entidades, dejando caer al resto de la Banca. Al nacionalizar estos bancos, asumieron también las deudas millonarias que habían contraído con otros países europeos, sobre todo con Gran Bretaña y Holanda, donde operaba el banco Icesave, filial de Landsbanki, que se había declarado insolvente.  El país se encontraba en una situación difícil.

En el año 2009, el gobierno islandés, encabezado por el primero ministro Geir Haarde, dimitió por la problemática que traía consigo la crisis económica y por la presión de una sociedad que se quejaba de que su gobierno estaba llevando a cabo una mala gestión de la crisis. Poco tiempo después se convocaron elecciones para formar nuevo gobierno y venció una coalición entre la Alianza Socialdemócrata y el Movimiento de Izquierdas-Verde, con Johanna Siguroardottir a la cabeza de este nuevo gobierno, que tenía entre sus objetivos la adhesión a la UE para ganar confianza.

En el año 2010, el nuevo gobierno decidió depurar responsabilidades sobre los causantes de esta crisis financiera. No llegaron a encarcelar a nadie, pero sí es cierto que los responsables, como Geir Haarde, están pendientes de causas judiciales y, sobre todo, son el centro de un gran escarnio público. Este nuevo gobierno pretendía crear unas nuevas bases democráticas para decidir el futuro pago de la deuda contraída por los bancos islandeses en quiebra. Y sometió a referéndum esta decisión.

Una aplastante mayoría de la población islandesa se negó a hacer frente a la deuda. Sólo aceptaron la deuda del banco Icesave. Y pagarla a un ritmo que consideraron oportuno o al que se vieran obligados por ley.

Es decir, que la nacionalización de los bancos islandeses principales no supuso el pago de las deudas a los acreedores extranjeros, a pesar de la presión internacional para que se hiciera cargo de ellas. Lo que hizo el gobierno islandés fue asumir y pagar la deuda de los acreedores nacionales.

Todo esto sucedió con momentos de reestructuración duros para el país, donde el PIB per cápita de los ciudadanos islandeses pasó de 53.000 dólares a 39.500; en general, todo se vio afectado a la baja, como sus exportaciones, que descendieron de 5.400 millones de dólares a 4.000 millones; o su inflación, que llegaba al 12% en el 2009.

Lo que ha ocurrido es que, después de estas dolorosas reformas, que han supuesto un severo recorte al estado del bienestar islandés, uno de los primeros del mundo, una baja de los salarios, una subida de la presión fiscal, etc., la nación islandesa se puso en disposición de crecimiento, ya que empezaba con nuevas fórmulas que no dejaban lugar a malos hábitos económicos y financieros que fueron los causantes de su colapso económico.

Islandia también sufrió la consecuente recesión económica., pero ya en el año 2010, vemos que el PIB creció en un 1,2%, crecimiento que se mantuvo para el 2011.

El FMI ha pronosticado una “recuperación duradera” a pesar de que los bancos quebrados reciben constantes reclamaciones de sus acreedores que les piden 63.000 millones de euros. La previsión de crecimiento en este año 2012 está cerca del 2,5% del PIB, la deuda pública y privada continúa reduciéndose y ronda el 100% del PIB. Y la inflación, un problema muy característico de este país, está por encima del 6%. Son cifras esperanzadoras que demuestran que Islandia se ha recuperado de la crisis, después de un gran esfuerzo.

La forma en que Islandia abordó la crisis, mucho más moral y lógica, ha pasado casi desapercibida en la mayoría de los países, puesto que los grandes medios de comunicación, que por lo general son controlados por el poder económico y financiero local o incluso global, han impuesto una especie de censura, lo cual es apenas entendible puesto que Islandia actuó en una forma que si bien beneficiaba a los islandeses, perjudicó seriamente al sistema financiero, y es razonable esperar que ese poder financiero no quiera que en otros países se pudiera replicar al menos en parte la estrategia islandesa, de allí que la situación en Islandia no es abordada por los grandes medios de comunicación.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.