¿Qué pasa con las compras realizadas a un proveedor insolvente o ficticio antes de ser declarado como tal por la Dian?

Por

El artículo 88 del estatuto tributario señala que las compras efectuadas a proveedores que la Dian ha declarado como proveedores ficticios o insolventes, no se pueden deducir del impuesto a la renta, ¿pero desde cuándo no se pueden deducir?

La norma es clara en afirmar  que tal prohibición rige «A partir de la fecha de su publicación en un diario de amplia circulación nacional», pero casos se han visto en que la Dian rechaza compras que han sido realizadas a un proveedor antes de haber sido calificado como insolvente o ficticio. ¿Es legal tal decisión?

Eso depende de la situación particular, pues el hecho de que la compra haya sido realizada antes de la declaración proveedor ficticio o insolvente, no significa que sea procedente inexorablemente, pues si el contribuyente no prueba la realidad de dicha compra, naturalmente que le será rechazada por la Dian.

Aquí se presentan dos situaciones a saber:

  1. Compras realizadas después de la fecha de declaración de proveedor ficticio o insolvente.
  2. Compras realizadas antes de la fecha de declaración de proveedor ficticio o insolvente.

Compras realizadas después de la fecha de declaración de proveedor ficticio o insolvente.

En este caso la norma es clara en afirmar que las compras y gastos no serán deducible en ningún caso. Existe una prohibición expresa y la norma no permite discusiones.

En consecuencia, así la compra sea real y el contribuyente tenga elementos probatorios que den fe de la existencia de la operación, la norma no contempla que el contribuyente pueda desvirtuar  lo que la ley de forma taxativa ha proscrito.

Compras realizadas antes de la fecha de declaración de proveedor ficticio o insolvente.

La norma no contempla que las compras realizada antes de la fecha de declaración como proveedor ficticio o insolvente sea improcedentes de pleno derecho, por lo que se entiende que esas compras no están cobijadas por lo dispuesto en los artículos 88 y 671 del estatuto tributario, pero siguen estando sujetas a las normas generales para la procedencia de costos y deducciones, lo que implica que el contribuyente debe probar la existencia de esas compras.

En este caso, el contribuyente sí tiene la opción de discutir, de probar con documentos idóneos la existencia real de una compra, y en esa medida las compras pueden ser procedentes.

En todo caso la Dian eventualmente podrá rechazarle esas compras aún en el caso de presentar documentación probatoria idónea bajo el argumento de que no puede verificar la trazabilidad de esos pagos y operaciones, es decir, que no puede hacer los cruces y verificaciones pertinentes que la lleven al convencimiento de la real existencia de gales pagos, pero en todo caso si el contribuyente tiene los soportes y las pruebas de los pagos realizados, es un asunto que se puede discutir tanto e la vía gubernativa como en jurisdicción administrativa.

Diferencia entre proveedor ficticio e insolvente

Otro aspecto a considerar es que  existe cierta diferencia entre lo que es un proveedor ficticio y un proveedor insolvente.

En cuanto al proveedor ficticio, cualquier compra que se realice antes o después de la declaración como tal, será improcedente por obvias razones, pue se trata de un negocio simulado, y por supuesto que el  contribuyente de forma consciente y premeditada ha debido colaborar o hacer parte del fraude.

Distinto es el caso del proveedor insolvente, pues en tal caso el contribuyente que le compra algo a un contribuyente que es insolvente, se trata de una empresa real, que existe, por lo tanto existe la posibilidad de probar que las compras fueron reales y que los pagos se hicieron.

En el caso del proveedor ficticio las compras realizadas a este no serán deducibles ni antes ni después de la declaración como tal por parte de la Dian. En el caso de proveedor insolvente, las compras realizadas antes de la declaración de insolvente, son susceptibles de ser reconocidas fiscalmente.

Para el caso del proveedor insolvente el literal b del artículo 671 dice expresamente que «Estas compras o gastos dejarán de ser deducibles desde la fecha de publicación en un diario de amplia circulación nacional de la correspondiente declaratoria.», al algo que no señala el mismo artículo respecto al proveedor ficticio, lo que deja clara la diferencia entre estos.

¿Dónde puedo consultar si mi proveedor es ficticio o insolvente?

Considerando la graves consecuencias de hacer negocios con proveedores calificados como ficticios o insolventes, es recomendable verificar a nuestros proveedores, pero la Dian no lo ha puesto fácil, por cuanto no ha dispuesto de un sitio o mecanismo donde se pueda hacer dicha verificación mediante el Nit del proveedor.

Tan solo  desde la portada enlaza un pdf que a día de hoy figura actualizado a 6 de junio de 2017, y sólo trata de proveedores ficticios.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

¿Preocupado por su pensión? Manténgase Informado.