Conciliación contable y fiscal

Está todavía en discusión interna por parte de la DIAN el proyecto de decreto de conciliaciones contables y fiscales. Al respecto queremos simplemente hacer un par de comentarios. Antes de iniciar, no debemos perder de vista que lo único importante es que un momento dado podamos dar cuentas a la DIAN de la trazabilidad de las operaciones.

Ahora si entrando en materia, la ley 1819 de 2016, incorporó al artículo 772-1 ET el tema de la conciliación contable y fiscal, no es que no lo hiciéramos antes, el problema es que ahora dicha conciliación puede acarrear una sanción. El artículo señala:

«ARTÍCULO 772-1. Adicionado. Ley 1819/2016, Art. 137. Conciliación fiscal. Sin perjuicio de lo previsto en el artículo 4° de la Ley 1314 de 2009, los contribuyentes obligados a llevar contabilidad deberán llevar un sistema de control o de conciliaciones de las diferencias que surjan entre la aplicación de los nuevos marcos técnicos normativos contables y las disposiciones de este Estatuto. El Gobierno nacional reglamentará la materia.

El incumplimiento de esta obligación se considera para efectos sancionatorios como una irregularidad en la contabilidad.»

Observemos cómo la norma señala que debe llevarse algunas de las dos opciones. Una inicial denominada sistema de control, y opcionalmente de conciliaciones.

Pues bien, cuando se lee el proyecto de decreto reglamentario la conciliación está compuesta por dos elementos; un sistema de control de detalles y un reporte de conciliación fiscal. Es decir, debemos hacer ambas cosas, aun cuando la reforma pareciera señalar que era opcional.

Ahora bien, hay una palabra que ha generado grandes debates académicos. En el elemento de control de detalles se dice de forma textual “su diligenciamiento, el cual deberá realizarse de forma simultánea con el reconocimiento y/o registro contable de las transacciones o hechos económicos”.  Es decir, no es solo aquella conciliación la que hacemos a final de año. Sino que pareciera que cada vez que realicemos una operación debemos dar cuenta de forma definitiva de su efecto futuro en la declaración.

Un comentario final; si bien tenemos que estar pendientes al proyecto de decreto que deberá ser expedido antes de finalizar el año, lo realmente importante es revisar cómo quedará el formato 1732 que en últimas será el que contenga todas esas diferencias entre lo contable y lo fiscal. Lo que nos servirá de partida para efectuar la conciliación contable y fiscal, evitando sanciones.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.