¿Condonación de deudas es una renta líquida por recuperación de deducciones o es un ingreso extraordinario?

La condonación de deudas tiene la particularidad de incrementar el patrimonio del contribuyente, por cuanto disminuye el pasivo de este, así que esa condonación algún efecto fiscal debe tener, y ante esa realidad algunos contribuyentes se han preguntado si esa condonación desde el punto de vista tributaria corresponde a una renta líquida por recuperación de deducciones o a un ingreso extraordinario.

La condonación de una deuda implica que la obligación de pagar desaparece, por tanto el pasivo ya no es exigible y debe desaparecer de la contabilidad del contribuyente o de quien es beneficiado por la condonación de la deuda,  y como estamos  en un mundo donde la contabilidad es por partida doble, ese pasivo no puede desaparecer sin dejar rastro, sino que debe tener una contrapartida,  y esa contrapartida es un ingreso.

Pero como aquí lo que interesa es el tratamiento fiscal de esa condonación, dejemos  que sea la sección cuarta del consejo de estado quien nos de la respuesta, lo que hace en la sentencia 15722 de del 17 de julio de 2008:

Se entiende por ingresos ordinarios todos aquellos que se reciben o causan regularmente, dentro del giro ordinario de los negocios, y por ingresos extraordinarios aquellos recibidos o causados en actividades diferentes al giro ordinario de los negocios, o en general no provenientes de actividades regulares. Los ingresos, conforme dispone el artículo 27 del Estatuto Tributario, se entienden realizados cuando se perciben efectivamente en dinero o en especie en forma que equivalgan legalmente a un pago, o por cualquier otro modo legal de extinción de las obligaciones, tales como la compensación o confusión. Quienes lleven contabilidad por el sistema de causación deben denunciar los ingresos causados en el año.

Y continúa la sentencia:

Entendiendo entonces, la condonación como un modo de extinguir las obligaciones, la cual se produce mediante la renuncia gratuita que hace el acreedor a favor del deudor del derecho de exigir el pago de su crédito1, se tiene que la condonación de las deudas contraídas por el contribuyente desde el año 1993 a 1998 efectuada por el proveedor en la vigencia fiscal objeto de discusión, constituyen un ingreso extraordinario causado en el año 1998 período gravable en el cual se efectuó el perdón de las obligaciones por parte del acreedor, toda vez que no hace parte del giro ordinario de la actividad del contribuyente.

Por su parte, en la misma sala en sentencia 15722, luego de referir el artículo 195 del estatuto tributario que versa sobre los conceptos que se consideran recuperación de deducciones, dice que:

Advierte la Sala, que de acuerdo a la norma trascrita la renta líquida está constituida por elementos completamente ajenos al concepto de condonación que por remisión de los artículos 494 y 1712 del Código Civil se configura en la donación y como tal, no le era posible a la Administración Tributaria darle dicho tratamiento.

Es claro que la condonación de un pasivo o una deuda es un ingreso extraordinario y no una recuperación de deducciones, concepto que tiene reservado un renglón en el formulario para la declaración de renta.

Es de anotar que en algunos casos en que el estado condona obligaciones que corresponden a incentivos que realiza a ciertos sectores de la economía, se tratan como ingresos no gravados, pero ello es otro asunto que no se aborda en este artículo.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.