Consejos para mantener una buena salud cardiovascular

Desde hace muchos años, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo, tanto a nivel general como entre la población activa. De hecho, se estima que entre el 15% y el 20% de toda la población activa a nivel mundial sufre un trastorno cardiovascular durante su vida laboral, incidencia que aumenta a medida que aumenta la edad.

Las enfermedades cardiovasculares son unas de las causas más frecuentes de morbilidad y mortalidad en la población activa.

Esto ocurre especialmente en países industrializados, entre el 15 y el 20 % de toda la población activa sufre un trastorno cardiovascular alguna vez durante su vida laboral y la incidencia de esta enfermedad aumenta con la edad.

Cómo reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular

La investigación ha demostrado que renunciar a hábitos no saludable adquirir un estilo de vida más sano reduce significativamente el riesgo de sufrir algún tipo de enfermedad cardiovascular. Asumir y ser consciente de los riegos, admitir la responsabilidad por la propia salud y admitir la importancia de llevar un estilo de vida saludable son los primeros para el cambio.

Una vez asumidas estas premisas, reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular implica lo siguiente:

No fume

El humo del tabaco es tan malo para el corazón y las arterias como lo es para los pulmones.  El humo de segunda mano también es tóxico, así que evítelo siempre que sea posible. No fumar reduce en un 36% el riesgo de enfermedad cardiovascular, además de reducir significativamente el riesgo de sufrir otras enfermedades, como cáncer, enfermedades pulmonares o problemas bucodentales serios, entre otros.

Evite el alcohol

Si bebe alcohol, limite su consumo. No beber alcohol reduce hasta en un 11 por ciento el riesgo de sufrir enfermedades cardiovascualres.

Mantenga una presión arterial sana

La presión arterial alta provoca desgaste del delicado revestimiento interno de los vasos sanguíneos. Cuanto mayor sea la presión arterial, mayor será el riesgo.

Controle sus niveles de colesterol y triglicéridos

Tener altos los niveles de colesterol y triglicéridos aumentan notablemente el reisgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Coma saludablemente y limite sus calorías

La obesidad es causada por el consumo de más calorías de las que el cuerpo quema. La obesidad abdominal es la que implica mayor riesgo a la hora de sufrir una enfermedad cardiovascular.  Comer una dieta rica en frutas, verduras, legumbres, nueces, productos lácteos bajos en grasa, granos enteros y pescado reduce hasta un 18% las probabilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Haga  ejercicio diario

La falta de ejercicio está contribuyendo a la epidemia de obesidad en los estadounidenses. Los estudios indican que caminar 30 minutos al día es óptimo para la salud en general.

Mantenga el estrés bajo control

El estrés contribuye a las enfermedades cardiovasculares y, si es grave, puede causar un ataque cardíaco o muerte súbita. Hay muchas opciones que ayudan a reducir el estrés, como el ejercicio regular, el sueño adecuado, esforzarse por estar de buen humor o buscar ocasiones para reírse, entre otras.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.