Contabilización del usufructo

El usufructo es una figura poco conocida y sobre la cual hay poca información, por lo que su contabilización suele presentar alguna dificultad.

En primer lugar es preciso hacer una definición general del concepto de usufructo, el cual está contemplado por el código civil colombiano en su artículo 823:

El derecho de usufructo es un derecho real que consiste en la facultad de gozar de una cosa con cargo de conservar su forma y sustancia, y de restituirla a su dueño, si la cosa no es fungible; o con cargo de volver igual cantidad y calidad del mismo género, o de pagar su valor, si la cosa es fungible.

En pocas palabras, el usufructo consiste en hacer entrega de un bien a un tercero para que goce de él sin transferirle la propiedad.

Un ejemplo sería el de una empresa propietaria de una bodega, que le cede el derecho a un tercero para que la explote, pero la empresa conserva la propiedad, el dominio jurídico de la bodega.

El usufructo puede se puede constituir a título oneroso o gratuito.

Bien, cuando una empresa entrega un bien a un tercero en usufructo, como todo hecho económico supone un registro en la contabilidad.

Hay que tener en cuenta que la empresa al ceder el derecho a usufructuar un bien, no se está desprendiendo de la propiedad del mismo, de modo que ese bien sigue estando a su nombre, la empresa sigue siendo el titular de la propiedad, razón por la cual el activo no se debe retirar o dar de baja del balance de la empresa, es decir, no habrá lugar a ningún registro contable por el hecho de ceder el bien en usufructo.

Para efectos de control, es recomendable registrar los activos entregados en usufructo en una cuenta de orden, aun cuando no existe una cuenta específica para ello, pero se puede utilizar la cuenta de diversos. Esto debido a que si bien el activo sigue presente en el balance de la empresa, ésta no puede disponer de él por cuanto ha cedido el derecho a disfrutarlo, a utilizarlo.

Ahora, si el usufructo ha sido cedido a título oneroso, la empresa debe contabilizar el ingreso recibido por ello, ingreso que tendrá la naturaleza de no operacional.

Respecto a la depreciación, el bien puede ser depreciado teniendo en cuenta que esa depreciación no será procedente fiscalmente, toda vez que el activo no está siendo utilizado por la empresa y por consiguiente el gasto por depreciación no podrá ser imputado a ningún ingreso, y máxime si el bien ha sido cedido a título gratuito. Esa es la opinión de la Dian.

Respecto al poseedor del derecho del usufructo, si el bien ha sido cedido a título oneroso, tendrá que contabilizar un derecho [cuenta 16], puesto que ha comprado el derecho a usufructuar un bien. No puede contabilizar un activo debido a que la propiedad el mismo le pertenece a la empresa que le ha cedido o vendido el derecho a usufructuarlo.

El usufructuario al tener derecho a utilizar el bien, adquiere un activo representado en ese derecho, y debe ser reconocido como tal.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.