Contradicciones de la ley 789 de 2002

Uno de los propósitos de ley 789 de 2002 fue el incentivar la creación de empleo mediante el abaratamiento de la mano de obra, pero si se observa detenidamente la ley, se advierten ciertas contradicciones.

Es el caso por ejemplo de lo sucedido con la eliminación de buena parte del recargo nocturno, puesto que se dispuso que este sólo procede después de las 10 de la noche,  lo que le permite al empleado disminuir sus costos por concepto de horas extras y recargos nocturnos.

Lo que ha sucedido con ello, es que las empresas obligan a sus trabajadores a laborar más horas extras y con ello evitar la contratación de nuevos empleados, puesto que sale más barato y máxime cuando muchas empresas evaden la carga prestaciones correspondiente al trabajo extra, y en el peor de los casos ni siquiera le pagan a sus trabajadores el tiempo extra que laboran.

Al hacer más barato el trabajo nocturno y extra, las empresas simplemente optan por exigir más horas extras a sus trabajadores en lugar de contratar más empleados, con lo que se consigue el efecto contrario. ¿Para qué contratar nuevos empleados si podemos obligar a los mismos a que hagan el trabajo adicional por un valor igual o menor?

Anualmente son millones de horas extras las que se laboran, horas extras que trabajadas por nuevos empleados serían suficientes para generar varios miles de empleos.

Ha sido suficientemente demostrado que la ley 789 no contribuyó a generar empleo, y en eso han coincidido muchos especialistas y expertos, pero no obstante, no hay esperanza para los trabajadores de recuperar lo perdido con esta ley a pesar de ser contradictoria, a pesar de haber sido una gran falacia.

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.