Muerte del arrendador o el arrendatario – Qué pasa con el contrato

¿Qué sucede con el contrato de arrendamiento cuando una de las partes, el arrendador o el arrendatario, fallece?

El fallecimiento de las partes no implica la desaparición del contrato.

muerte

Sucede que en Colombia ese tema no está expresamente regulado, y es así como ni el código civil, ni el código de comercio, ni la ley 820 de 2003 contemplan la muerte de una de las partes como causal para terminar el contrato de arrendamiento, de manera que en este caso el contrato no muere con los contratantes.

En consecuencia, la si sobreviene la muerte arrendador o del arrendatario el contrato de arrendamiento sigue su curso, lo que implica que las obligaciones derivadas de ese contrato se deben seguir cumpliendo.

No obstante a que el fallecimiento no es una causa legal para la terminación del contrato de arrendamiento, en el contrato mismo se pueden regular tales situaciones.

Cuando fallece el arrendador.

Si el arrendador muere, los herederos del arrendador poco pueden hacer hasta tanto no se realice el proceso de sucesión y se determine a quién o a quiénes se les debe asignar el inmueble arrendado. Una vez se otorgue al escritura correspondiente entonces quien figure en ella sustituye al arrendador fallecido para todos los efectos.

El arrendatario, como es natural, debe seguir cumpliendo con sus cánones de arrendamiento, pero como no se sabe a cuál de los herederos los corresponde la renta del inmueble, lo recomendable es que no se la pague a ninguno de ellos, sino que consigne en el banco agrario y después quien demuestre ser el legitimado que cobre.

De esta forma el arrendatario no se involucra en los problemas que suelen surgir entre los herederos por la plata del arriendo. Que primero ellos se pongan de acuerdo y decidan a quién le corresponden los bienes y luego si se paga a quien acredite ser el nuevo propietario, o al menos, el encargado de administrarlo.

Como la muerte del arrendador no es causal para terminar el contrato de arrendamiento, este sigue vigente en todas sus partes, de manera que los herederos no pueden llegar a intentar cambiar las condiciones del mismo de forma unilateral.

Cuando muere el arrendatario.

En este caso el asunto puede ser más complejo, por cuanto desaparece quien seguramente gestionaba el negocio alojado el inmueble arrendado (si fuere comercial), o quien pagaba los cánones de arrendamiento, y resulta incierto quién seguirá asumiendo esos compromisos.

El arrendador no puede dar por terminado el contrato porque el arrendatario hubiera muerto, pero si puede darlo por terminado si los herederos no pagan el respectivo canon, configurándose el incumplimiento por falta de pago.

En consecuencia, si algún heredero pretende seguir con el arrendamiento, debe hacer los pagos respectivos y luego entre arrendador y herederos se puede llegar a un acuerdo para determinar en cabeza de quién queda el inmueble arrendado, para lo cual la doctrina ha fijado unas prioridades que sirven como guía y que se pueden consultar en el editorial enlazado en el tercer párrafo.

Si no hay incumplimiento ni acuerdo definitivo con los herederos del arrendatario, es probable que el arrendador, si desea dar por terminado el contrato de arrendamiento, deba iniciar una acción civil para conseguir que un juez ordene la terminación del contrato y la restitución del inmueble.

Cuando el inmueble arrendado es un local comercial donde funciona algún negocio exitoso del que deriven importantes rentas, puede devenir en grandes controversias que por lo general terminan resolviéndose en los estrados judiciales.

Recomendaciones.

Se debe tener el fallecimiento del arrendador o del arrendatario no es una causa para terminar el contrato de arrendamiento.

En consecuencia, si el arrendatario fallece, el arrendador no puede terminar el contrato de arrendamiento automáticamente, y tendrá que esperar a que los herederos del arrendatario dejen de cumplir el contrato, o decidan ellos terminarlo.

Si es el arrendador quien fallece, los herederos no pueden dar por terminado el contrato bajo ese argumento, y tendrán que esperar a que se resuelva la sucesión, para definir quién sustituye al arrendador y luego actuar en consecuencia.

Entre tanto, el arrendatario debe seguir pagando los cánones y cumpliendo las demás obligaciones.

Por lo general, cuando fallece una de las partes, los sobrevivientes buscan llegar a un acuerdo a fin de buscar una solución, ya sea la terminación del contrato o su continuación.

Si el contrato de arrendamiento es terminado por fallecimiento de una de las partes, la parte que lo termia lo está incumpliendo dando lugar al pago de las indemnizaciones pertinentes o pago de la cláusula penal si la hubiera, por lo tanto, la mejor opción es un acuerdo, que por las circunstancias del fallecimiento puede llegar a buen puerto.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

4 Opiniones
  1. Ramón Dice:

    Buenos días,
    Un trabajador con vinculo laboral de 7 semanas en en una empresa muere en accidente común en su tiempo libre. Por este suceso la familia puede reclamar la pensión de la persona fallecida? quedo atento

    Gracias.

    Responder
    • María Dice:

      Claro que si, la familia, es decir su esposa o hijos dependiendo del caso podrán solicitar el reconocimiento de la pensión de sobreviviente del fallecido ante el fondo de pensiones, siempre que el fallecido hubiera cotizado mínimo 50 semanas en los 3 años anteriores a su deceso.

      Responder
  2. JAIME Dice:

    Buen día; quisiera saber qué es lo más apropiado para hacer cuando una arrendataria que vivía sola con su hijo de 5 años en un apartamento, fallece y la familia desea terminar de inmediato el contrato y retirar los bienes de la señora fallecida.
    La inmobiliaria a cargo no deja hacerlo y exige que deben pagarle los meses que faltan de contrato y las sanciones a que haya lugar.
    La familia no puede asumir esa carga y solo desean retirar las pertenencias de la fallecida y entregar el apartamento.

    Qué hacer?

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.