Contratos de prestación de servicios sucesivos – Si se declara la existencia del contrato de trabajo procede condena por indemnización moratoria

Como respuesta de la justicia a la perversa práctica que desde hace un tiempo se ha venido implementando en el país por parte de algunos empleadores, de esconder verdaderas y auténticas relaciones de trabajo detrás de aparentes contratos de prestación de servicios con el claro propósito de escamotearle al trabajador las prestaciones sociales, se hizo necesario que las Cortes adoctrinaran que en esos eventos corresponde al juez declarar la existencia del contrato de trabajo (contrato realidad),  y como consecuencia de ello proceder a condenar a esos empleadores mañosos a pagarle al trabajador las prestaciones sociales correspondientes.

Sin embargo, las Cortes, los tribunales y los jueces no fueron más allá, y se mantuvieron renuentes a impartir condena por indemnización moratoria, tras empeñarse en abonarle al empleador la buena fe, luego de darle crédito a la versión de éstos de que siempre estuvieron convencidos de que estaban frente a contratos de naturaleza no laboral. Y mejoraban el argumento con la explicación de que la indemnización moratoria no es de aplicación automática.

Lo más insólito de todo es que para algunos jueces ha sido suficiente que el empleador aduzca esa supuesta convicción, para dar por desvirtuada la presunción legal que contiene el artículo 65 del C. S. del T. de que si el empleador no le paga al trabajador a la terminación del contrato de trabajo los salarios y las prestaciones adeudadas se presume que en dicha omisión obró de la fe.

El ejemplo más emblemático de lo anterior lo pone a la vista lo sucedido con el ISS, el cual venía siendo condenado reiteradamente por la justicia por causa de la celebración de contratos de prestación de servicios para ocultar verdaderas relaciones laborales, sin que se profiriera en su contra condena por indemnización moratoria tras atribuírsele la  buena fe.

Sin embargo, esa situación irregular ya superó la tolerancia de la justicia, dado que pese a las advertencias que le hacía ésta al ISS, en el sentido de que ese tipo de contratos no podía cobijar relaciones laborales, el Seguro Social continuó con dicha práctica.

El tema es que la Corte ya no les aceptó más esa teoría a los abogados del ISS y optó por prohijar la condena por indemnización moratoria.

En la Sentencia SL – 159642016 del 26 de octubre de 2016, dijo la Sala de Casación Laboral de la mencionada Corte:

“Bajo esta perspectiva, los contratos aportados y la certificación del ISS sobre la vigencia de los mismos, en este asunto no pueden tenerse como prueba de un actuar atendible y proceder de buena fe; ya que los mismos no acreditan más que una indebida actitud del ISS carente de buena fe, al acudir a iterativos y aparentes contratos de prestación de servicios que no están sujetos a la citada Ley 80 de 1993, con desconocimiento reiterado del predominio de actos de sometimiento y dependencia laboral que muestran todos los demás medios de prueba, lo cual no deja duda de que la entidad era conocedora de estar desarrollando con el actor un contrato de trabajo bajo la apariencia de uno de otra índole.

De ahí que, mirando en conjunto el caudal probatorio, lo que acontece en el sub examine, es que en la práctica el ISS abusó en la celebración y ejecución de contratos de prestación de servicios con supuestos mantos de legalidad, con el único propósito de negar la verdadera relación de trabajo subordinado como la del analizado servidor, a efecto de burlar la justicia y los condignos derechos sociales que debieron reconocerse a tiempo a favor del trabajador demandante, lo que es reprochable y reafirma la mala fe de la entidad empleadora.

Y en lo que tiene que ver con los varios pronunciamientos por parte de esta Corporación en otros asuntos análogos, donde se consideró en más de un centenar de ocasiones, que los contratos de prestación de servicios celebrados por el Instituto de Seguros Sociales bajo el amparo de la Ley 80 de 1993 eran en realidad laborales y a los que alude la censura en el ataque, la verdad es que, el ISS ha hecho caso omiso a ellos y persiste en continuar utilizando esta forma de contratación para situaciones como la que ocupa la atención a la Sala, en la cual como atrás se explicó, conforme al acopio probatorio examinado, está plenamente acreditado que el vínculo del demandante de la manera como se  desarrolló, en definitiva no encaja dentro de los presupuestos de la citada preceptiva, lo que sumado al conocimiento que tenía la demandada sobre lo que aflora de la realidad en el manejo de esas relaciones, conlleva a considerar bajo estas directrices, que el actuar sistemático del Instituto demandado se constituye en burla de derechos fundamentales del operario”

Y  como consecuencia de lo anterior la Sala  revocó la absolución que le había impartido el Tribunal al ISS respecto de la indemnización moratoria pedida,  y en su lugar lo condenó a pagarle a la demandante la suma de $54.200,26 diarios a partir del 1º de julio de 2007, hasta cuando se verifique el pago de las obligaciones laborales objeto de condena, “sanción que al 30 de septiembre de 2016, asciende a $180.486.888.”

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

5 Opiniones
  1. Jose Villa dice:

    Lástima que esa sanción no tuviera que salir del bolsillo de las personas naturales que estuvieron maquinando y aplicando de mala fe ese torcido. Es que la mala fe no puede ser del ISS, que es una persona ficticia (jurídica), la mala fe se encuentra es en personas reales, de carne y hueso, que llegan a manejar a esas entidades, sea el ISS o cualquiera que sea.

    Mientras esas sanciones no tengan que pagarse del bolsillo de las personas naturales manejadoras de la situación, esas irregularidades delictuosas no dejarán de presentarse y más si son entidades cuyos recursos provienen del pueblo.

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      Como apoderado de trabajadores tuve oportunidad de intervenir en numerosos procesos ordinarios laborales que se adelantaron contra el ISS en procura de que éste fuera condenado a reconocerle la pensión de vejez a mis clientes. También representé a trabajadores del Seguro Social en procesos de reclamación de pago de prestaciones sociales e indemnizaciones.

      En hecho a destacar es que con la demanda se aportaban todas las pruebas del caso, a tal punto que al confrontar la demanda con la contestación de la misma quedaba perfectamente claro para las partes y para el juez cuál sería el sentido en que saldría la sentencia. En esas circunstancias el juez insistía en la conveniencia de que se conciliara, a efectos de evitarle al ISS cuantiosas condenas. Sin embargo, el abogado del ISS se negaba a ello, no porque vislumbrara alguna posibilidad de sacar adelante la causa, sino porque la orden que había recibido de las directivas del ISS era que no conciliara. Al final, el Seguro Social recibía apabullantes condenas, pero aún así, continuaba en la misma tónica.

      Saludos,

  2. Rodrigo dice:

    Estoy agradecido por su excelente proyecto de información social y profesional. Lo he compartido en mi entorno. Éxitos Año 2017.

  3. BLANCA dice:

    ¿En un contrato de servicios suscrito hace 8 años con un pensionado, puede reclamarse liquidación por terminación intempestiva del mismo?

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.