Contribuyentes no pueden corregir una declaración tributaria que ha quedado en firme gracias al beneficio de auditoría

Los contribuyentes no pueden corregir una declaración de renta que ya ha quedado en firme en vista a que se han acogido, o mejor, han cumplido los presupuestos legales para ser cobijados por el beneficio de auditoria.

La firmeza de una declaración tributaria opera en ambos sentidos, esto es, que será inmodificable tanto para el contribuyente como para la Dian, y  para ello no importa las razones por las que ha quedado en firme, el punto es que se cumplieron los requisitos legales para que dicha declaración se torne inmodificable.

Respecto a la posibilidad de corregir una declaración tributaria que ha quedado en firme en ocasión al beneficio de auditoría, la sección cuarta del consejo de estado en sentencia del 12 de marzo de 2012, expediente 17180:

El beneficio, entonces, constituye una prerrogativa de carácter legal que reduce el término general de firmeza de las declaraciones privadas, por razones de política fiscal, bajo las precisas condiciones previstas en la norma que lo crea. No se trata pues de un derecho personalísimo renunciable por parte de los declarantes de renta, sino de una norma procesal de orden público y carácter obligatorio, que además de circunscribir el poder fiscalizador del Estado con el establecimiento de un plazo para ejercerlo, tiene claros efectos sustantivos y definitorios sobre la situación fiscal de los contribuyentes, dado que hace inmodificables sus declaraciones privadas por el vencimiento de dicho plazo, cuando quiera que dentro del mismo no se haya instado su corrección a través de emplazamientos concretos.

Desde esa perspectiva, asiente la Sala en que el beneficio de auditoría opera ipso iure, previa verificación de las condiciones exigidas por el referido artículo 689-1, precisando que de manera alguna puede interpretarse como opción de escogencia para los declarantes, pues ello implicaría convertir en facultativo un término de naturaleza legal, cual es el de la firmeza anticipada con la que se expresa el beneficio.

Menos aún podría atribuirse a la norma en comento el alcance renunciable que invoca el demandante con fundamento en el artículo 15 del C. C., dado que éste opera en un contexto diferente al de las disposiciones fiscales, pues la posibilidad que allí se prevé es respecto de derechos particulares, disponibles por su titular, siempre que sólo miren a su interés individual y que la renuncia no esté prohibida. Sin duda alguna, la naturaleza y el objeto regulado por la disposición contenida en el artículo 689-1 del E. T. hacen que éste se excluya del supuesto de hecho de la norma civil.

La jurisprudencia es clara en que por un lado no es facultativo del contribuyente optar o no por el beneficio de auditoría y de allí que no haga falta marcar en el respectivo formulario si se acoge o no al beneficio de auditoria, y por otro lado en que alcanzada la firmeza de la declaración, esta se torna inmodificable, tanto para el contribuyente como para la administración tributaria.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.