Cuando una cooperativa de trabajo asociado funciona como una empresa de servicios temporales

Las cooperativas de trabajo asociado en su mayoría son utilizadas para suministrar mano de obra a las empresas como si se tratara de empresas de servicios temporales, y el objetivo último no es más que disminuir los costos laborales y poder prescindir de los trabajadores en cualquier momento sin tener que pagar indemnización alguna.

Por supuesto que se trata de una actividad por fuera de la ley, puesto que tanto la cooperativa de trabajo como la empresa de servicios temporales no tiene como finalidad tercerizar toda la operación de una empresa para que esta pueda abstraerse  de las obligaciones laborales que el competen por contratar mano de obra para desarrollar su actividad económica.

Para aclarar lo que cada una puede hacer transcribimos apartes de la sentencia 49346  del 5 de marzo de 017 de la sala laboral de la Corte suprema de justicia con ponencia del magistrado Rigoberto Echeverri Bueno:

«Sin menoscabo de todo lo expuesto en casación, la Sala advierte en relación con el tiempo durante el cual el actor estuvo vinculado a las cooperativas de trabajo (…), otra irregularidad: las cooperativas fueron utilizadas indebidamente y en contravención a la ley para el suministro o provisión de personal, actividad que en Colombia está reservada a las empresas de servicios temporales autorizadas por el Ministerio del Trabajo, de conformidad con lo previsto en la Ley 50 de 1990 y el Decreto 4369 de 2006.

En efecto, el objeto estipulado en el contrato de prestación de servicios suscrito entre (…)  fue “la contratación del servicio médico y asociados”. Al margen de la poca claridad de este enunciado, la simple posibilidad acordada de contratar “asociados” es ajena al objeto social de las cooperativas de trabajo que reside en la producción de bienes, la ejecución de obras y la prestación de servicios mediante el trabajo autogestionario de sus asociados. Por ende, las cooperativas de trabajo asociado, de ningún modo, suministran y proveen asociados, sino que prestan servicios mediante la unión de la fuerza de sus cooperados, bajo parámetros de autonomía, autodeterminación y autogobierno».

Del uso indebido de cualquiera de las dos figuras puede derivarse la existencia de un contrato de trabajo realidad, en la medida en que se demuestre que a pesar de las figuras utilizadas la empresa se reserva y ejerce la facultad de disponer, organizar y gestionar el personal por su propia cuenta y en desconocimiento de la autonomía que debe caracterizar al trabajador asociado.

En la mayoría de los casos luce evidente y diáfano que la empresa ejerce y actúa como verdadero empleador, y que el objetivo de contratar con una CTA no ha sido otro que el de evadir el cumplimiento de las obligaciones laborales propias de un contrato de trabajo,  y para ilustrar el modos operandi  en estos casos, la misma sentencia relata lo siguiente:

«De acuerdo con lo anterior, la empresa, adicionalmente, patrocinó la vinculación de su personal a cooperativas de trabajo asociado que hacían indebida intermediación laboral, ya que, como se manifestó en el interrogatorio de parte, organizó reuniones para convencer a algunos trabajadores de “las bondadades” de asociarse y a otros les exigió migrar a la CTA.»

Algunas empresas van más allá, y exigen de entrada que la persona a la que quieren contratar debe afiliarse a una CTA, en muchos casos gestionadas por los mismos dueños de la empresa por amigos y allegados suyos.

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.