Cosas de la economía que parecen incomprensibles

En economía se presentan situaciones difíciles de comprender, de explicar y de asumir.

Uno de esos temas que parecen incomprensibles, es el porqué de la renuencia de los empresarios y del mismo estado en defender la clase media y trabajadora.

El estado e inclusive el sector empresarial, por ejemplo se han empeñado en bajar los índices de desempleo desmejorando la calidad del empleo [salarios, horario de trabajo, etc.], lo cual indudablemente afecta los ingresos de los consumidores.

La eterna pregunta sin respuesta es: si no hay consumidores, ¿quien se supone que debe consumir los productos de las empresas? ¿Y si no hay quien consuma, como esperan las empresas y el estado progresar? El ingreso y el consumo es un círculo virtuoso que beneficia a todos.

Parece contraproducente que se le dé tan poca importancia a la clase media y baja, cuando ellos son los primeros consumidores, los que gastan todo lo que se ganan, por lo tanto, entre más ingreso haya en manos de la clase media y baja, mas será el mercado potencial que tendrán las empresas, lo cual redundará en mayor beneficio para estas y para la sociedad en general.

Quizás haya algo de la economía que no está al alcance del común de los mortales, pero por más que esfuerzo que se ponga, resulta difícil de asimilar los argumentos y justificaciones de empresarios y gobernantes.

No es muy creíble eso de que al mejorar los ingresos de la clase media y trabajadora, tenga un efecto negativo en la inflación, puesto que si la capacidad de compra se incremente, se supone que a la vez la oferta de bienes y servicios se incrementan también [crecimiento empresarial]; el mercado no se tiene que alterar, y por consiguiente tampoco la inflación.

Para controlar la inflación, no se debe recurrir a disminuir la capacidad de consumo de la población, puesto que esto afectará negativamente a las empresas que ya no podrán vender más, puesto que no hay quien compre, por lo que es más que absurdo recurrir a este tipo de soluciones.

Lo que un país necesita es gente con capacidad de compra y empresas que puedan satisfacer esa capacidad de compra, pero si privamos a la gran mayoría de la población de recursos, no habrá dinamismo, no habrá crecimiento; pero parece que así no lo creen quienes toman las decisiones, algo que difícil de comprender.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.