Costos y deducciones en el arrendamiento financiero o leasing

Por

En un contrato de arrendamiento financiero o leasing, la remuneración se hace mediante un pago denominado canon de arrendamiento, canon que contiene el gasto financiero y el abono a capital.

Recordemos que en el arrendamiento financiero, el arrendatario activa el bien a la vez que crea un pasivo como lo dice el artículo 127-1 del estatuto tributario modificado por la ley 1819 de 2016:

«Al inicio del contrato, el arrendatario deberá reconocer un activo y un pasivo por arrendamiento, que corresponde al valor presente de los cánones de arrendamientos, la opción de compra y el valor residual de garantía en caso de ser aplicable, calculado a la fecha de iniciación del contrato, y a la tasa pactada en el contrato. La suma registrada como pasivo por el arrendatario, debe coincidir con la registrada por el arrendador como activo por arrendamiento.

Adicionalmente y de manera discriminada, se podrán adicionar los costos en los que se incurra para poner en marcha o utilización el activo siempre que los mismos no hayan sido financiados.»

Siendo así,  cada mes con parte del canon se amortiza ese pasivo, y con la otra parte del canon se reconoce el gasto financiero.

Al respecto dice el artículo 127-1 del estatuto tributario:

«Los cánones de arrendamiento causados a cargo del arrendatario, deberán descomponerse en la parte que corresponda a abono a capital y la parte que corresponda a intereses o costo financiero. La parte correspondiente a abonos de capital, se cargará directamente contra el pasivo registrado por el arrendatario, como un menor valor de este. La parte de cada canon correspondiente a intereses o costo financiero, será un gasto deducible para el arrendatario sometido a las limitaciones para la deducción de intereses.»

Así las cosas, el arrendatario sólo puede deducir la parte del canon que corresponde al gasto financiero; la parte del canon que corresponde a la amortización del pasivo, no es un gasto y por tanto no se puede deducir.

Esto con respecto al canon de arrendamiento. Respecto a la depreciación, quien tiene que depreciar el activo es el arrendatario, pues así lo dispone el mismo artículo 127-1 del estatuto tributario.

«El valor registrado en el activo por el arrendatario, salvo la parte que corresponda al impuesto a las ventas que vaya a ser descontado o deducido, tendrá la naturaleza de activo el cual podrá ser amortizado o depreciado en los términos previstos en este estatuto como si el bien arrendado fuera de su propiedad.»

Además de la depreciación, el arrendatario podrá deducir lo que gaste en reparación y mantenimiento del bien objeto de arrendamiento financiero, como si se tratara de un activo más de su propiedad.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Julian Motero Dice:

    Muy buen aporte, especial mente para el analisis de evaluacion de proyectos, agradezco la informacion

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.