Costos y gastos para rentas no laborales de empleados, año gravable 2014

Gran parte de las dudas pertenecientes a la determinación del impuesto de renta y complementarios versan respecto de la categoría de empleados. Pues bien, recordemos que mediante el decreto 1070 de 2013 se permitió que aquellas rentas  de las personas calificadas en la categoría de empleados y que no perteneciesen a ingresos laborales propiamente dichos, fuesen afectadas con la renta exenta del 25% de que trata el numeral 10 del artículo 206 del estatuto tributario.

No obstante, a partir de esto, se generó dos corrientes doctrinales, una que insistía en que el hecho de quedar dentro de la categoría de empleados impedía  la imputación de costos y gastos a ingresos diferentes de los de empleado, y otra que hacía del sistema una renta cedular, es decir avalaba dichos costos y gastos.

Por ejemplo, si una persona tiene ingresos laborales del $85.000.000 e ingresos por arrendamientos de $20.000.000  es empleado. Ahora bien si para esos arrendamientos invirtió en cuotas de administración y mantenimiento en general, la teoría uno, indicaría que no podía tomar dichos gastos como deducción, mientras que la teoría dos implicaría que los mismos si se considerarían en el sistema ordinario.

La discusión acrecentaba pues algunos consideraron que tenían derecho tanto a la renta exenta como al reconocimiento de los costos y gastos, mientras que otros las consideraban excluyentes.

Ahora bien, por los años 2013 y 2014 (antes de la modificación de la ley 1739 de 2014) ¿era permitido los costos y gastos en rentas diferentes a las laborales? Al respecto la DIAN mediante concepto 20779 de 2015 avaló dicha posibilidad y concluyó lo siguiente:

“En ese orden de ideas para el año gravable 2014, en la depuración de la base gravable del impuesto sobre la renta mediante el sistema ordinario, a cargo de las personas naturales clasificadas en la categoría de empleado, cuyos pagos o abonos en cuenta no provengan de una relación laboral, solo podrán detraerse los costos y gastos relacionados con la actividad productora de renta, siempre y cuando cumplan con la totalidad de las condiciones para su aceptación contenidas en el artículo 107 del estatuto tributario y demás normas concordantes y complementarias.”

Queda claro entonces que la doctrina de la DIAN avalo la imputación de dichos costos y gastos a las declaraciones que actualmente se están presentando.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.