Cómo crear su modelo de negocio con Business Canvas

El Business Canvas o Lienzo de Negocio es una metodología introducida por Alexander Osterwalder para que los emprendedores tuvieran una manera sencilla y gráfica de desarrollar sus modelos de negocio.

¿Para qué sirve un lienzo de modelo de negocio?

El lienzo sirve para diseñar y comunicar el modelo de negocio de tu proyecto. Como emprendedor, puede que no tengas claro qué es un modelo de negocio. Se entiende mejor si conoces las fases de la creación de un plan de negocio:

  • Idea
  • Modelo
  • Escenarios
  • Equipo

La fase de idea contiene una descripción sencilla del problema de mercado y la solución que quieres dar.

La fase de modelo, que es la que quieres abordar con el lienzo de modelo de negocio, describe los elementos fundamentales de tu negocio. De que estos elementos sean coherentes, depende en gran medida el éxito de tu empresa.

¿Cómo empezar a diseñar tu lienzo de modelo de negocio?

Lo primero es hacer la lista de elementos que vas a ir colocando en el lienzo. Nosotros vamos a usar algunas variaciones sobre el Business Canvas de Osterwalder.

La lista de piezas principales que tendrá tu lienzo es:

  • Usuarios
  • Adquisición
  • Canales
  • Valor
  • Procesos
  • Capacidades
  • Colaboradores
  • Monetización

Pon esos elementos sobre el lienzo (un papel suficientemente amplio) y reflexiona:

  • ¿Entiendes quiénes son los usuarios a los que te diriges?
  • ¿Cómo vas a adquirir o captar su atención?
  • ¿Cuáles son las vías de entrega de valor y comunicación con tus usuarios?
  • ¿Cuál es el problema y la solución que propones? ¿En qué servicios y productos se concreta?
  • ¿Qué procesos se tienen que ejecutar para implementar los servicios que ofreces?
  • ¿Qué capacidades o recursos necesitas para ofrecerlos?
  • ¿Cuáles son los colaboradores que necesitarás para llevar a cabo tu misión?
  • ¿Cuáles son tus fuentes de ingresos y tus gastos?

Es importante que abordes cada punto con claridad. No es imprescindible el detalle. Si puedes ser breve, mejor. La metodología de Business Canvas fuerza a que incluyas solo aquellos elementos principales. Ya tendrás tiempo de ser más específico si algún día pones tu negocio en práctica.

lienzo-de-negocios-canvas

Los elementos del modelo

A continuación, vamos a describir los elementos del modelo de negocio.

Usuarios: aunque inicialmente el Business Canvas hablaba solo de clientes, es mejor que amplíes tu visión para incluir cualquier tipo de usuario, independientemente de si le consideras cliente o no. Esto es importante para empresas que tienen intermediarios. Si el usuario final de sus productos es el cliente de un cliente ¿por qué nos vamos a preocupar solo del intermediario? ¿No es cierto que son las necesidades del negocio las que finalmente guían nuestra actividad? Por lo tanto, céntrate en el usuario, ya habrá tiempo para hablar de los intermediarios.

Adquisición: ¿cómo adquieres la atención de tus usuarios? Debes especificar cuáles son las palancas de crecimiento que te hacen crecer. ¿Campañas publicitarias? ¿Visitas a empresas?

Canales: en este apartado enumerarás los canales que te permiten hacer llegar los servicios a tus clientes y también recibir información de los mismos. Por ejemplo, si tienes una tienda de comercio electrónico o una tienda física.

Valor: esta es la columna central del lienzo y es una iteración sobre los contenidos de la idea que se plantean en la fase anterior del plan de negocio. Por valor entendemos la solución de un problema. Debes describir el problema con más detalle que en la fase de idea.

Por ejemplo, para una empresa que fabrica abrigos, la definición del problema es muy sencilla: “pasar frío mientras te desplazas”. Pero ahora le damos otra vuelta de tuerca y añadimos las variantes del problema o necesidades. En el este caso sería “un niño que pasa frío mientras está en la calle”, “un hombre que quiere estar elegante pasa frío mientras pasea” o “una escaladora pasa frío en la montaña”. Esto son enunciados de necesidades concretas.

A continuación, describe tus servicios o productos, indicando los rasgos que te diferencian de tu competencia.

En el caso de los abrigos, tus productos serán “un abrigo para niños con protección para lluvia”, “un abrigo para hombre con diseño elegante” o “un abrigo para mujer con protección especial”.

Procesos: los procesos son las actividades que llevamos a cabo para entregar los productos o servicios al cliente. Incluyen el aprovisionamiento, la fabricación y la venta. Céntrate en los procesos principales. No hace falta que menciones las tareas que, como llevar la contabilidad o presentar impuestos, son inherentes a cualquier negocio.

Capacidades: aquí harás una lista de las principales capacidades que necesitas para llevar a cabo tu proyecto. No le prestes demasiada atención a los recursos consumibles como gasolina ni a aquellos elementos obvios como los ordenadores. Piensa mejor en qué elementos de conocimiento son críticos sin los cuáles tu negocio fracasaría.

Un ejemplo sería la capacidad de programar en un lenguaje concreto en una empresa que se dedique a la venta de aplicaciones.

Colaboradores: los colaboradores son otros agentes que interaccionan contigo para llevar a cabo tu misión. En primer lugar, está tu equipo. También incluir los socios, inversores y proveedores. Por último, si la regulación es crítica en tu negocio, no está de más mencionar a aquellas agencias estatales que pueden influir en tu empresa.

Monetización: en el modelo inicial de Osterwalder, la parte inferior del lienzo estaba ocupada por dos casillas: Ingresos y Gastos. Lo hemos simplificado en una sola. La reflexión importante no es de dónde vienen tus ingresos sino cómo vas a poder monetizar la atención captada. Igualmente, no te preocupes tanto de la lista de gastos sino de reflexionar qué gastos son imprescindibles para mantener tu actividad. Y, por último, un elemento que en el modelo tradicional no se contempla: inversiones.

En este apartado, no has de poner números. Los números vendrán después, en la fase de métricas. Pero sí puedes empezar a madurar la ecuación de valor, que es una primera aproximación a qué nivel de actividad e inversión necesitas para que tu empresa arranque.

El lienzo de negocio es una herramienta cada vez más utilizada, no solo por emprendedores, sino por empresas que entienden que la usan para mejorar sus planes estratégicos. Cuanto más la emplees mejor comprenderás tu modelo de negocio. No olvides tener un buen modelo de negocio no es garantía de éxito, pero facilita tu camino hacia él.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.