Crear una red de seguridad con nuestros ahorros

Por

Pocas personas se preguntan qué tan cerca están de la ruina financiera, pero todos somos conscientes de que si perdemos el trabajo o quiebra nuestro  negocio, nos quedamos sin con qué sobrevivir, y esa incertidumbre genera inseguridad que nos impide tomar determinadas decisiones.

Por el contrario, cuando tenemos un colchón de seguridad que nos permite sortear la pérdida de ingresos por un buen tiempo, esa incertidumbre se reduce,  lo que permite ver las cosas desde otro punto de vista.

Tener suficientes ahorros para afrontar los gastos por un buen tiempo si perdemos nuestra fuente de ingresos, genera una seguridad que permite tomar mejores decisiones y vivir con más tranquilidad.

Y entre más grande sea ese colchón o red de seguridad, mayor será nuestra confianza y seguridad en nosotros mismos, y sabemos que el ser humano cuando se siente seguro y confiado, toma decisiones distintas a cuando está preso del miedo y la incertidumbre.

Saber que si nos despiden o si quiebra nuestro negocio podemos continuar con nuestro nivel de vida por un buen tiempo, nos convierte en personas más seguras y eso tiene varias ventajas.

En primer lugar, si sabemos que no aguantaremos hambre si perdemos el trabajo, probablemente estemos dispuestos a dejar un trabajo que no nos gusta y buscar otro menor. O nos permita «mandar al diablo» a ese jefe que nos trata mal.

Una persona que se siente segura toma mejores decisiones lo que a su vez le permite ser más creativo y productico. Actuar con la seguridad de no perder la comida de mañana nos lleva a ser más arriesgados e intentar ir un poco más allá.

Esto también aplica para los emprendedores que podrán iniciar un proyecto sin el temor de perder lo invertido y quedarse sin el sustento de mañana.

La red de seguridad que crean los ahorros tiene el mismo efecto que tiene una red de seguridad para un acróbata, que puede concentrarse en las rutinas que debe realizar sin preocuparse por su vida en caso de equivocarse.

La sensación de seguridad que ofrece un buen ahorro, debería ser suficiente para incentivarnos a ahorrar, y es probable que la satisfacción de no tener miedo del mañana sea mejor que la satisfacción que pueda ofrecer la compra de un bien suntuoso, por lo que deberíamos reflexionarlo antes de comprar algo a crédito, o algo que no necesitamos, lo que es un buen incentivo para cultivar la disciplina del ahorro.

La felicidad del tacaño.

Y es aquí donde se entiende el modo de pensar de quienes son considerados tacaños por la sociedad, pues esos tacaños disfrutan de tener una cuenta de ahorros abultada mientras que el resto de la sociedad disfruta de mostrar a sus amigos y vecinos el último Smartphone de alta gama adquirido, aunque sirva para lo mismo que sirve uno de fabricación China.

Vivir con la certeza de que si perdemos el trabajo o fuente de ingresos podremos vivir cómodamente durante algunos años, es una satisfacción que todos deberíamos perseguir, más que ir de compras cada vez que nos pagan el sueldo.

Conociendo las ventajas de contar con una red de seguridad que nos reciba en caso de fracaso, es algo que debemos construir ahorrando, y si se puede, invirtiendo.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.