Criterio comercial no es igual a costumbre comercial

Por

Uno de los grandes problemas, sino el mayor a nivel tributario y especialmente en el impuesto de renta y complementarios, es lograr determinar si un gasto es o no una deducción. Bajo el artículo 107 del Estatuto Tributario son tres los criterios que deben evaluarse para calificar, la necesidad, la proporcionalidad y la causalidad.

Precisamente la necesidad y proporcionalidad de las expensas debe determinarse con criterio comercial, teniendo en cuenta las normalmente acostumbradas en cada actividad.

Ahora bien, la costumbre mercantil  o comercial, si bien es una conducta o un conjunto de estas que se presentan de manera uniforme durante un periodo de tiempo y sirven como fuente de derecho, normalmente son acreditadas antes las cámaras de comercio. Inclusive la Cámara de Comercio de Bogotá tiene un listado de costumbres mercantiles que puede ser consultado AQUÍ .

Pues bien, de forma  puntual Marcia Clara Fontalvo Montero en el Tomo V de Estudios Críticos de Jurisprudencia Tributaria editado por el ICDT, nos recuerda lo siguiente:

«en este punto, considero importante advertir que no se debe confundir  criterio comercial  con costumbre comercial, aunque esta pueda ser una prueba de las expensas normalmente acostumbradas en determinada actividad, no la única.»

Es decir, que en el confundir dichos términos nos cerraría el camino en el plano probatorio, cuando el mismo estatuto tributario dispone de múltiples medios de prueba para demostrar los hechos, que para este caso es el criterio comercial.

Se trata simplemente de un punto de vista o una óptica desde la cual deben ser analizados los gastos y no de que deban estar autorizados por alguna autoridad.

Prepara tu declaración de renta o la de tus clientes en línea, sin errores y con garantía en Tributi.com.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.