¿Cuál es el objetivo de asumir el Iva al régimen simplificado?

A muchos nos surge el interrogante sobre el objetivo que se persigue cuando se exige al régimen común asumir el Iva en las compras que realice al régimen simplificado.

En principio, no tiene sentido que el Iva asumido mediante el mecanismo de retención, luego pueda ser descontado del impuesto a las ventas, dando como resultado cero, debido a que lo que se paga se descuenta, resultando nulo el resultado.

Para el contribuyente obligado a asumir el Iva, no se aprecia ningún beneficio puesto que es una obligación más que se debe cumplir, y por este sólo hecho una persona natural perteneciente el régimen común se convierte en agente de retención con todas las obligaciones que ello conlleva.

Para las finanzas del estado (la principal razón para el surgimiento de cualquier obligación tributaria), si puede existir algún beneficio, puesto que el Iva asumido, por realizarse mediante el mecanismo de retención en la fuente, debe pagarse en la declaración de retención del respectivo mes, en cambio el contribuyente solo puede recuperar ese Iva al momento de declarar Iva, lo cual se hace cada dos meses, lo que significa que el estado se está quedando con la plata del contribuyente por un mes, puesto que este solo puede recuperar lo pagado por retención en la fuente un mes después, de esta forma el estado tendrá mas liquidez y el contribuyente menos.

El único caso en que la plata de las retenciones se recupera al mismo tiempo en que se pagan, es cuando el Iva se asume en el segundo mes del periodo de Iva, caso en el cual tanto la declaración de retención como la de Iva se presentan casi al tiempo.

Otro aspecto que se puede tenerse en cuenta y puede ser una razón válida para la existencia de esta figura, es el efecto que puede tener en el mercado, puesto que de alguna forma encarece los productos y servicios ofrecidos por el régimen simplificado.

Si existen dos personas que ofrecen el mismo producto, pero una pertenece al régimen común y la otra al régimen simplificado, la del régimen común tendría cierta desventaja, puesto que su producto sería más costoso al tener que cobrar Iva.

Supongamos un producto que vale $1.000. El régimen simplificado lo venderá en $1.000 pero el régimen común deberá venderlo en $1.160 puesto que debe cobrar y facturar Iva.

Esta situación hace que una persona pueda vender más barato que otra, lo cual indudablemente incide en que una persona prefiera comprarle al simplificado y no al común por resultarle un 16% más barato.

Al existir la figura del Iva asumido, en cierta forma las cosas se nivelan, puesto que si bien se puede comprar un poco más barato al régimen simplificado, el régimen común que le compre, deberá asumirle parte del Iva, lo que además de ser engorroso, es también costoso, colocando así casi en igualdad de condiciones tanto al régimen común como al régimen simplificado.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.