¿Cuál es la base para determinar la sanción por no enviar información?

Cuando el contribuyente no reporta la información solicitada por la Dian a la luz de lo dispuesto por el artículo 631 del estatuto tributario, se impone la sanción por no enviar información que se encuentra regulada por el artículo 651 del estatuto tributario y,  ¿cuál es la base para determinar esa sanción?

Base para calcular la sanción por no enviar información

Para determinar la base sobre la que se debe calcular la sanción por no enviar información, debemos remitirnos a lo que dispone el artículo 651 del estatuto tributario en su primer literal:

Una multa hasta de 15.000 UVT,  la cual será fijada teniendo en cuenta los siguientes criterios:

Hasta del 5% de las sumas respecto de las cuales no se suministró la información exigida, se suministró en forma errónea o se hizo en forma extemporánea.

Cuando no sea posible establecer la base para tasarla o la información no tuviere cuantía, hasta del 0.5% de los ingresos netos. Si no existieren ingresos, hasta del 0.5% del patrimonio bruto del contribuyente o declarante, correspondiente al año inmediatamente anterior o última declaración del impuesto sobre la renta o de ingresos y patrimonio.

En primer lugar, la sanción se aplica sobre los valores o montos sobre los que no se reportó información como expresamente lo dice la norma, y esa redacción da para mucho, por cuanto si desglosamos los valores no reportados, nos podemos encontrar con montos muy elevados, mucho más que la suma de los ingresos y patrimonio juntos por cuanto hay contribuyentes que deben reportar ingresos, costos, patrimonio, retenciones, etc., y si sumamos esos valores no reportados terminamos con sumas astronómicas que superan varias veces los ingresos obtenidos en un año,  resultando una sanción superior a las utilidades de varios años, por lo que incumplir con la obligación de reportar información es supremamente grave,  tanto que puede llevar a la quiebra a una empresa.

Esta primera instancia procede cuando los valores son cuantificables, algo que siempre sucede cuando hay una declaración tributaria de por medio.

Si los valores no se puedan cuantificar se procede a liquidar la sanción sobre ingresos netos, y si ellos no existen, sobre el patrimonio bruto del contribuyente, y con seguridad que esta opción puede resultar más beneficiosa, empezando porque la tarifa es menor, y por supuesto también la base, pero naturalmente que el contribuyente no puede optar por una u otra, sino que todo depende de la posibilidad de cuantificar los valores no reportados.

Una sanción confiscatoria para los medianos  y pequeños

Esta sanción es peligrosa y exagerada para contribuyentes  medianos y pequeños, tanto que los puede arruinar de un plumazo, pero para grandes contribuyentes puede resultar irrelevante por cuando hay un tope de sanción equivalente a 15.000 Uvt, y ese monto puede ser  poca cosa para una gran empresa,  y debido a ello es razonable esperar que el tope no estuviera limitado por Uvt, sino por un porcentaje de  patrimonio  u otro concepto que no suponga un riesgo de quiebra para el contribuyente, de la misma forma como está limitada la sanción por extemporaneidad.

Mientras que una gran empresa se puede reír de la sanción de máximo 15.000 Uvt, una pequeña empresa puede morir desangrada por la forma en que se determina la base de esta sanción,  por lo que el legislador debería corregir esa desigualdad.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.