Cuando arrendar es mejor que comprar

Hay circunstancias que hacen más recomendable arrendar los activos fijos que comprarlos.

El arrendamiento de activos fijos, es una figura que ha cobrado gran importancia en los últimos tiempos, por la flexibilidad financiera que se logra con ello.

Para la empresa, en ocasiones comprar un activo fijo puede resultarle prohibitivo, y el problema es que ese activo puede ser necesario, indispensable para que la empresa pueda seguir operando.

Es en estos casos cuando la opción de arrendarlos resulta muy llamativa, puesto que permite a la empresa hacerse a su activo, seguir funcionando correctamente, y tener una mínima erogación comparada con la compra del activo.

Aunque en principio parezca más costoso pagar un canon de arrendamiento mensual por la utilización de un activo, hay que considerar el hecho de que aun en el evento de comprar el activo, se incurre en un gasto en la medida en que se reconoce la depreciación del activo, de modo que financieramente, en cualquier caso habrá un gasto.

Se debe también evaluar que el hecho de no tener que desembolsar una gran suma de dinero para comprar el activo, o tener que asumir un gran pasivo, significa un gran costo de oportunidad, puesto que se liberan recursos para capital de trabajo, lo cual puede ser más necesario e inclusive más rentable que utilizar los recursos en activos fijos.

La rentabilidad obtenida de un recurso dedicado a capital de trabajo en lugar inmovilizarlo en un activo fijo, puede compensar y superar el sobrecosto que puede significar el arrendamiento frente a la compra del activo.

En momentos difíciles, la liquidez de la empresa es mucho más importante que ahorrar unos pesos con la compra de un activo, por lo que puede ser más prudente si se arrienda el activo y mejor se invierte en capital de trabajo, o en el pago de pasivos con alto costo financiero.

Siempre existirá un mejor uso del dinero que inmovilizarlo en un activo fijo, máxime cuando ese activo se puede obtener mediante la figura del arrendamiento.

El arrendamiento de los activos fijos es también una gran alternativa cuando la empresa apenas se inicia, o cuando se pretende expandir, puesto que este tipo de inversiones iniciales suelen ser muy elevadas precisamente por el costo de los activos necesarios, de modo que al arrendarlos, el valor de la inversión inicial puede disminuir sustancialmente.

El arrendamiento de los activos puede ser una forma de vencer en aquellos casos donde el valor de las inversiones supones una barrera de entrada, puesto que iniciar un proyecto con activos arrendados puede resultar hasta un 70% más barato que iniciarlo con activos comprados.

Si algo se puede conseguir arrendado, puede ser mejor que comprarlo.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.