Cuando el ejemplo que se sigue es el malo

Por   22/09/2017

La deuda externa colombiana se ha incrementado considerablemente en los últimos años, llegando a casi un 23% del PIB, lo cual debería ser preocupante, pero tal parece que eso no le preocupa a los genios que gestionan nuestra economía.

La deuda externa no ha hecho sino crecer y esa será la tendencia que tendremos hacia el futuro [le futuro, basados en nuestro presente, no es muy diferente a nuestro pasado], y ahora parece haber una razón para que el gobierno [el presente y el futuro], siga incrementando la deuda pública a niveles muy superiores.

Esa razón es que la deuda externa colombiana sólo representa el 23% de PIB, lo cual está muy por debajo de la deuda externa de países “ricos” y desarrollados como Estados unidos, Italia, Grecia, Inglaterra, países tienen una deuda igual o superior al 100% de PIB, luego, ¿si ellos deben 4 o 5 veces más que nosotros, por qué nosotros no podemos deber más? Ese parece ser el interrogante de nuestro flamante equipo económico que al responderlo, les permite ver un gran espacio de maniobra para seguirnos endeudando aceleradamente, como en efecto ha sucedido recientemente, especialmente en el último año.

En este caso, parece que estamos siguiendo un ejemplo muy malo. Nunca seguimos los buenos ejemplos de los países ricos que les ha permitido ser ricos, desarrollados, pero ahora sí queremos seguir un único ejemplo, el peor de todos.

Lo que olvidamos, es que si bien esos países deben mucho más que nosotros, tienen una economía mucho más fuerte que la nuestra, razón que les permite asumir una deuda tan elevada. Estos países deben 4 veces más que nosotros, pero sus economías  son 6 o  7 veces más fuertes que la nuestra, luego no tenemos el margen de maniobra que no estamos creyendo…

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.