Cuando el intento de controlar la inflación alimenta los capitales golondrina

Algunas de las acciones que emprenden los bancos centrales para controlar la inflación tienen como consecuencia positiva en algunos casos el control de la inflación, y como consecuencia negativa el incentivo a los capitales golondrina.

La herramienta predilecta del banco de la república para controlar la inflación, es el alza de las tasas de interés, porque se supone que eso eleva el costo del dinero lo que a su vez disminuye el deseo de la gente de consumir [nadie quiere consumir cuando le cuesta mucho].

Si bien es cierto que echar mano de las tasas de interés altas para desalentar el consumo para bajar la presión inflacionaria  puede ser una media efectiva, no hay que olvidar que con ello se despierta el apetito de los capitales golondrina.

Cuando los bancos centrales elevan las tasas de interés, el costo del dinero aumenta para el consumidor, y en contraparte, aumenta la rentabilidad para el poseedor del capital, lo que convierte al país en un mercado muy atractivo a para aquellos capitales que andan de puerto en puerto buscando altas rentabilidades.

Esto supone que la economía se vea golpeada por partida doble, puesto que al elevar las tasas de interés se consigue bajar el consumo, y esto por supuesto repercute en el empleo. Y además al incentivar el ingreso de capitales golondrina, se revalúa el peso y con ello se pierden más empleos por cuenta de la pérdida de competitividad de los exportadores.

Es evidente que al aumentar el costo del dinero subiendo las tasas de interés el consumo se golpea, y si no hay consumo la producción tendrá que bajar puesto que no habrá quien compre.

Y es evidente que al incrementar el costo del dinero significa que aquel que lo invierta obtendrá una gran rentabilidad, lo que hará que lleguen al país millones de dólares en busca de esa rentabilidad, y con esa sobreoferta de dólares la moneda local se fortalece, y claro, quienes pagan en esa fiesta serán los exportadores que ganaran menos en moneda local por sus exportaciones, y ello implica menor rentabilidad, más reducción de costos, más despido de trabajadores, menores sueldos y menor dinamismo en la economía, y todo por controlar la inflación por el camino fácil [quitándole a la gente la capacidad de consumir]

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.