Cuando la crisis vence la vanidad y el orgullo

La crisis parece vencer con facilidad la vanidad y el orgullo, o por lo menos eso parece suceder actualmente en Europa.

Europa tiene un nivel de mida elevado, y los europeos no gustan de trabajar en construcción, en el campo, en los restaurantes, hoteles y cualquier otro trabajo que consideren indigno.

Es por ello que han recurrido a los inmigrantes latinos, africanos y de Europa del este [antiguos países de influencia soviética], para que se encarguen de esos trabajos que ningún europeo que se respete quiere hacer. En Colombia el SENA desde hace varios años se ha hecho cargo del reclutamiento de personas para esas labores.

Bien, el punto es que la actual crisis mundial, ha hecho que se pierdan millones de empleos en Europa; en España según datos oficiales el número de desempleados se aproxima a 4 millones.

Esta situación ha empezado a despertar sentimientos xenofóbicos en los trabajadores europeos. De hecho, hace apenas unos días en Inglaterra miles de trabajadores ingleses salieron a protestar para que no contrataran mas extranjeros, para que se privilegiara a los ingleses a la hora de contratar, algo que también está sucediendo en España y otros países Europeos. Precisamente en España, un funcionario del gobierno anunciaba esta semana que los inmigrantes sólo eran “útiles” en tiempos de bonanza.

La crisis ha hecho que algunos refinados europeos, que antes no querían hacer ciertos trabajos, hoy tengan que hacerlo y al encontrarse con que esos puestos ya están ocupados por inmigrantes, se han presentado conflictos. Hoy compiten ferozmente por lo que una vez despreciaron. Ya no les importa hacer cosas que sólo reservaban para los inmigrantes, para los colombianos.

Bien dice el adagio popular que “la necesidad tiene cara de perro”. Esos trabajos que nadie quería hacer, hoy son disputados hasta con violencia como se ha visto esporádicamente en Italia donde los corrientes xenofóbicas son cada vez más recurrentes.

En la medida en que la crisis se profundice, la competencia por lo otrora vez indeseable será más fuerte, y los brotes de xenofobia alcanzarán niveles álgidos, incluso de violencia. No hay que pasar por alto que hace unos días en Italia, unos adolecentes en horas de la madrugada incineraron a un inmigrante de la India, entre otras agresiones que se han presentado en España, Inglaterra e incluso en la “civilizada” Alemania.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.