Cuando las decisiones se toman con base a la emoción y la pasión

Durante años se nos ha enseñado que las decisiones, cuales quiera que sean, no se deben tomar con base a emociones y pasiones, pero todo parece indicar que eso es lo que hacen en Wall Street y semejantes.

Es sorprende leer los reportes de las grandes bolsas cada mañana, donde los indicadores suben o bajan producto de simples emociones o pasiones.

Para que las bolsas suban basta con que algún “experto” vaticine un buen futuro para determinado sector o empresa, o que el presidente Obama diga unas bellas palabras, lo cual sin duda, no debería ser un elemento suficiente para tomar decisiones acertadas.

Comentarios, rumores, promesas e ilusiones gobiernan el destino y la suerte de las bolsas y de paso del mundo entero, lo cual es preocupante, o hasta atemorizante.

Cuando las decisiones se debieran tomar con base hechos ciertos, verificables o por lo menos por estudios y proyecciones serias, en el mundo financiero se toman con base a simples estados de emoción que son variables cada día según sean las circunstancias, los nuevos rumores, las nuevas especulaciones y las nuevas promesas que van apareciendo en los pasillos y en los medios de comunicación.

En el mundo de Wall Street parece vivirse en una burbuja de aire, que ya ha explotado varias veces pero que es reconstruida con frenesí con ayuda de gobiernos que no quieren perder ese mundo de maravillas en que viven.

Con la crisis desatada el año pasado y que todavía sentimos con fuerza, surgió una lejana esperanza de que ese mundo de maravillas se acabaría, pero no será así, ya que el sector financiero ha resurgido con fuerza de la crisis, crisis que tiene en la bancarrota a casi toda la economía real.

Los especuladores del sistema financiero seguirán en su burbuja de aire y la economía real seguirá en crisis…

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.