¿Cuándo se causan las pérdidas o utilidades en los contratos forward?

Los contratos forward por su naturaleza se firman en un año y se ejecutan o materializan en otro año diferente, y en tal caso surge la duda en cuanto al año o periodo en que se deben causar tanto las pérdidas como las utilidades que puedan resultar de ese contrato.

Para contextualizar un poco el tema, hacemos un pequeño resumen de lo que es un contrato forward.

Un contrato forward es básicamente un contrato de futuro, donde se pacta una compra o venta de un activo a un precio predeterminado en una fecha futura.

La naturaleza el contrato forward hace que sea imposible determinar la utilidad o la pérdida en la operación antes de que se cumpla la fecha pactada.

Por ejemplo, si el contrato se firmó en el 2016 para ser cumplido en el 2018, es hasta el 2018 donde se podrá determinar con certeza si hubo pérdida o ganancia en el contrato, pero en el transcurso de los años 2016 y 2017 se pueden  hacer proyecciones de acuerdo al comportamiento del mercado,  que no son más que supuestos, nada más que expectativas, que por supuesto al no ser ciertas no se pueden causar, y por tanto la utilidad proyectada no se puede incluir como ingreso, ni la pérdida proyectada se puede incluir como costo o deducción.

Así lo contempló la sección cuarta del consejo de estado en sentencia 16695 de 29 de octubre de 2009 con ponencia de la magistrada Martha Teresa Briceño:

A juicio de la Sala no puede considerarse que antes del cumplimiento del contrato se haya causado una deducción, pues, mientras se llega la fecha de vencimiento o cumplimiento del mismo, lo que existe es una proyección de un negocio o una mera expectativa de obtener una utilidad o una pérdida o salir a ras con el valor que se pactó. De manera que aunque el contrato se hubiera celebrado en el año gravable 2002, este no es el año en que nace la obligación de pagar el valor que se pactó y por tanto de sufrir una eventual pérdida. La obligación de hacer los pagos (respecto de los valores rechazados) surgió en el año 2003, fecha en la cual pudo haber resultado una utilidad y no una pérdida en los Forward.

Es claro que tanto el ingreso como la pérdida que pudiera resultar de un contrato forward se debe causar en el periodo gravable en que se liquide el contrato, pues es en esa fecha donde efectivamente se determina el resultado económico del contrato.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.