Cuándo todo va bien nadie quiere escuchar que las cosas saldrán mal

Cuando todo va bien, cuándo todo es éxito, nadie quiere escuchar a quienes advierten que hay o que habrá problemas; es de la naturaleza humana este comportamiento, y por él, a pesar de que la actual crisis económica fue anticipada hace años, nadie hizo nada al respecto.

Desde hace varios años, en medio de la euforia causada por el súbito éxito, varios expertos advirtieron que se estaban presentando situaciones que apuntaban a la existencia de una eminente crisis de grandes proporciones, advertencias que nadie quiso escuchar.

Uno de los expertos más conocidos que con suficiente anticipación vaticinó lo que hoy vivimos, es Nouriel Roubini, quien por sus sabias advertencias se ganó el título de doctor fatalidad, lo que muestra que en su momento, fue considerado indeseable puesto que sus trágicas predicciones incomodaban a quienes estaban haciendo mucho dinero.

Y es que cuanto todo va bien, cualquier persona que hable de cosas negativas resulta molesta, estorba, pues nadie quiere que se interpongan en su idilio con el éxito, y ciegos por el éxito, la gente se aproxima al abismo sin que nada sea posible evitarlo.

Si hoy va bien, todos creemos, o deseamos creer que mañana será mejor [¿por qué no?], y eso es lo que precisamente alimenta la burbuja, puesto que se aspira y se trabaja para que mañana se gane más dinero que hoy, y si alguna ave de mal agüero nos viene a dañar el sueño, la echamos por cuanto perjudica nuestro propósito.

Cuando el éxito nos rodea, olvidamos que la prudencia es necesaria, nos volvemos quizás arrogantes, por cuanto estamos convencidos que siempre podemos llegar más lejos de lo que hasta la fecha hemos logrado, y en economía eso no siempre termina bien.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.