Cuando un negocio no sirve tarde o temprano habrá que renunciar a el

Cuando un negocio, proyecto, empresa o industria no sirve, tarde o temprano habrá que renunciar a él.

Es lo que se desprende de la historia del la General Motors.

Por fin, después de mucho pedir y recibir plata, su presidente ejecutivo ha reconocido públicamente que son elevadas las posibilidades de que la empresa quiebre. Y si eso lo reconoce su propio presidente, ya nos podremos imaginar cual es la situación real de la empresa.

Recordemos que GM ha recibido multimillonarios recursos estatales en un intento desesperado por salvarla de la quiebra, pero todo parece indicar que la quiebra será inevitable.

La razón es que el problema no es de dinero, no es de flujo de caja ni de capital de trabajo; si así fuera, con la enorme cantidad de dinero suministrado por el gobierno norteamericano el problema ya se hubiera solucionado. El problema es que la empresa como tal no es rentable. Ya no es competitiva y es incapaz de producir bienes que puedan competir en el mercado con otras marcas, especialmente las japonesas.

Cuando un negocio es inviable, intentar salvarlo inyectándole recursos cuando el problema de fondo no es de recurso precisamente, lo único que se logra es extender la agonía, agonía que será en extremo costosa para quienes financian la empresa, que en el caso de General Motors, en este momento es principalmente el estado.

Entre más tarde se reconozca la inviabilidad el negocio, más dinero se pierde quitando así la oportunidad a otros sectores o industrias que tal vez si tengan posibilidades de sobrevivir al recibir ayuda.

Cuando la causa es más de patriotismo que de finanzas, como parece ser la renuencia de los estadounidenses de aceptar la quiebra de su emblemática empresa, es evidente que en el fondo el negocio no es viable. Una empresa comercial no tiene ni debe tener otro objetivo que generar rentabilidad por lo menos para mantenerse a flote, y si no lo logra, recurrir a razones distintas a la rentabilidad y las finanzas, no es lo más cuerdo que digamos.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.