¿Cuándo una contabilidad se considera atrasada?

Nos consulta un lector cuándo una contabilidad se considera atrasada, considerando que hay dos normas diferentes que se refieren al atraso de la contabilidad.

La respuesta debería ser muy simple y sencilla: la contabilidad se encuentra atrasada cuando no está al día, lo que debe entenderse como aquella contabilidad que no refleja la realidad económica de la empresa en el día en que se quiere evaluar.

El artículo 56 del decreto 2649 de 1993 establece un plazo máximo de un mes para registras los hechos económicos en la contabilidad. Por su parte el artículo 654 del estatuto tributario establece un tiempo máximo de 4 meses para registrar las  operaciones económicas en la contabilidad. Algunos dan más valor a la norma fiscal que a la contable así que no se sonrojan tener una contabilidad con un atraso de 3 meses y 29 días.

Pero que ese cumpla esos plazos no significa que técnica y razonablemente la contabilidad esté al día.

Un día de retraso en la contabilidad significa que los usuarios de ella desconocerán la verdadera realidad económica de la empresa. Esto es más cierto si se trata de una empresa que realiza grandes operaciones, ya que las transacciones realizadas en un solo día pueden tener un gran efecto en los estados financieros, suficiente para inducir a que alguien tome decisiones sobre una base equivocada o alejada de la realidad.

Una contabilidad atrasada, así sea una semana, o 29 días, cumpliendo justamente el plazo mínimo contemplado por una de las normas, es una contabilidad que pierde sus principales objetivos y cualidades: ser útil y pertinente.

Desafortunadamente en las pequeña y medinas empresas, es costumbre llevar la contabilidad justo al límite de las normas, haciendo la contabilidad muy poco útil, y lo que es peor, convirtiendo al contador público en un elemento poco valorado por el empresario, ya que este generalmente lo considera tan inútil como la contabiliza que le presenta con un atraso de un mes o hasta más, por lo que no es de extrañarse si se encuentra que en muchas empresas, el contador es ubicado en el último rincón de las instalaciones, y es al último de los empleados al que se le paga, y al empleado que menos se le paga, y todo esto está relacionado con el concepto de “contabilidad al día” que muchos manejan.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.