¿Cuánto quiere usted pagar de impuesto a la renta?

Al momento en que las personas naturales contratan la elaboración de la declaración de renta el valor a pagar no es el que el contador público determine sino el que la persona quiera pagar.

Algunos contadores públicos expertos en el viejo oficio de elaborar la declaración de renta a las personas naturales se limitan a preguntar: ¿Cuánto quiere usted pagar de impuesto?

Es de advertir que esta es una práctica de alto riesgo, puesto que existe el llamado riesgo de auditoría, que consiste en la posibilidad de que la Dian revise la declaración de renta y detecte que muy poco de lo consignado allí se ajusta a la realidad.

Sin duda no es de agrado que el contador le diga que debe pagar no sé cuántos millones de pesos por concepto de impuesto a la renta (ahí es cuando la gente se acuerda de la madre de Roy Barreras, Benedetti y compañía), y por ello muchos contribuyentes optan por omitir ingresos, o inventarse costos y deducciones, o incluir hasta la  comida del perro y  el gato en la declaración de renta, pero luego es muy probable que deba pagar lo que dejó de pagar, mas elevados intereses y  una cuantiosa  sanción por inexactitud, de manera que a día de hoy no es un buen consejo acomodar la declaración de renta para pagar menos de lo que debería.

Tenga en cuenta que la Dian, gracias a los reportes de información en medios magnéticos, tiene en sus bases de datos demasiada información y bastará unos pocos clics para detectar que se está evadiendo impuestos.

El mejor camino es hacer planeación tributaria para aprovechar todos los beneficios que la ley permite como rentas exentas, ganancias ocasionales y deducciones de diferente tipo, pero no más allá, puesto que lo ahorrado hoy puede ser cobrado varias veces mañana.

Las personas que desconocen cómo opera el sistema tributario confían en que  el contador sabrá cómo hacer bien la declaración de renta para pagar poco y que la Dian no se entere, pero no existe tal garantía: cuando se hace trampa ni el mejor contador ni el mejor abogado lo librará de las consecuencias si es pillado por la Dian.

Al hablar con vecinos, amigos y conocidos en normal escuchar que hay que buscar un contador que se las sepa todas, y si bien así debe ser, no lo es en el sentido que se pretende. Por supuesto que hay que buscar un profesional competente, pero debe ser competente para aplicar la ley correctamente, más no para evadir impuestos, pues luego quien paga las consecuencias no es el contador sino el contribuyente.

Conocer la ley tributaria a fondo es una necesidad, pero utilizar ese conocimiento para eludir el pago de impuestos supone un riesgo, pues recordemos que hoy existe la figura del abuso tributario, donde se castiga no la evasión, sino la utilización abusiva o malintencionada de la ley para lograr un beneficio que la ley no pretendió.

Obsérvese que ya el asunto no es ni siquiera evadir el pago de impuestos mediante el ocultamiento, falsedad y fraude, sino que la ley va un poco más allá y castiga la excesiva creatividad con el fin de disminuir la carga tributaria.

En consecuencia, el impuesto a pagar deber ser el que resulte según los soportes y documentos que el contribuyente allegue al profesional que elabora la declaración de renta. No es el impuesto que la persona o el contador quiera.

De manera que si usted es de los que decide cuánto quiere pagar, debe ser consiente que existe una alta probabilidad de terminar pagando mucho más.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. MARIAM GARZON dice:

    De acuerdo hay muchas formas de hacer las cosas, pero solamente una es la correcta y seguro que resulta siendo la más fácil. Creemos cultura de honestidad por que de lo contrario seremos como los corruptos que roban millones de pesos y conservan sus cargos haciendo burla de quienes los cuestionan, ojala pagaran en este mundo para que se vayan sin deudas.

  2. Felipe dice:

    Con todo respeto de los contadores y cómo miembro de muchas juntas directivas, por eso, cuando se trata de planeación tributaria o problemas tributarios complejos es mejor pedir la asesoría directamente de un abogado tributarista, por la simple razón, que el abogado siempre fundamenta normativamente todo lo que estructura, y de esa misma forma, puede medir mejor el riesgo, además puede justificar y respaldar con razones alguna situacion en caso de un problema. Mientras los contadores, siempre quieren llevar el modelo práctico de las finanzas a la tributacion, y hacen maravillas en la declaración, pero cuando surge el conflicto, no son capaces de respaldar sus estructuras ni con un sólo Art., ya que no conocen jurisprudencia, doctrina, ni normas tributarias profundamente , y todo el peso de su estrategia, sin piso jurídico, debe asumirlo la empresa por haber confiado en el.

    Hace poco por ejemplo, un contador hizo incurrir en el pago de cientos de millones de pesos a una sociedad innecesariamente , porque no les advirtió a los socios, que los intereses entre los préstamos de los socios y la sociedad tienen un límite de deducibilidad para efectos tributarios pero no así para efectos financieros, por el tema de la subcapitalizacion.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.