Cuatro formas de reestructurar un negocio

Por

Si estás pensando comprar un negocio es importante qué analices cuáles son los elementos que deberás cambiar para que la empresa pueda crecer con fuerza en el futuro.

Vamos a diferenciar cuatro elementos fundamentales que existen en cualquier compañía. Del diagnóstico de cada una de ellos podrás extraer las conclusiones que te permitan elaborar un plan de acción concreto.

Esos cuatro elementos son:

  1. visión comercial
  2. operaciones
  3. equipo
  4. financiación

Vamos a imaginar cuatro supuestos en los cuales el área más necesitada de mejora es alguna de las que hemos mencionado.

El problema es la financiación

Si vas a adquirir una empresa con problemas de financiación debes asegurarte primero de cuál es la causa de estas dificultades. En la mayor parte de los casos se trata de empresas que tienen problemas graves en otras áreas. Lo más habitual es que sean empresas sin visión comercial, con unos procesos operativos defectuosos o con un equipo incapaz de proporcionar el servicio requerido.

En ocasiones no es así. Existen empresas que han conseguido triunfar en nichos de mercado. Algunos de ellos siguen manteniendo un producto maduro pero sostenible y disponen de una sólida visión comercial debido a su conocimiento exhaustivo de los gustos de los consumidores. También disponen de equipo y de sistemas adecuados para llevar a cabo la ejecución del servicio. En este caso, el único ingrediente adicional que hará falta añadir se trata de la financiación y por lo tanto la situación será parecida a la de una startup.

Este es el problema más sencillo de solucionar y por lo tanto, también aquel en el que menos tendrás que esforzarte para mejorar la empresa. El único cambio necesario es el capital.

El problema son las operaciones

Es mucho más habitual que las empresas que entran en crisis y que, por lo tanto, ofrecen una oportunidad para inversores especialistas en reestructuración, tengan graves problemas en la ejecución de sus procesos. Muchas veces su diagnóstico de mercado es correcto y tienen capacidad de crecer, pero no disponen de unos procesos eficaces y por lo tanto pueden llegar a perder dinero.

El problema se agrava cuando existe un equipo con talento que es incapaz de revertir la situación. Sin un liderazgo claro, poco a poco la situación irá afectando a los empleados y la empresa entrará en un ciclo descendente. En estos casos, la reestructuración debe ir orientada a crear un marco de procesos eficaces que permitan ejecutar los ciclos de producción de manera rápida y eficiente. Si dispones de los conocimientos o, aún mejor, si al adquirir ya eres un competidor que tiene establecidos los sistemas adecuados, simplemente cambiando la forma de actuar el negocio adquirido volverá a funcionar sin problemas. No será un proceso lineal. Es posible que en el camino te encuentres con dificultades inesperadas. Debido a ello, es imprescindible que identifiques activos básicos, ya sea en cuestión de equipo, marca o activos que consideras estratégicos. También debes planificar la posible venta de aquellos activos y recursos que no te permiten seguir avanzando. Normalmente este tipo de reestructuraciones requieren mucho esfuerzo, pero si se consiguen, ofrecen grandes rendimientos.

El problema es el equipo

En tercer lugar, están las reestructuraciones en las cuales el problema es el equipo. Los problemas en recursos humanos pueden ser de dos tipos:

  1. Duplicación de funciones: nos encontraríamos en una situación parecida a la descrita en la reestructuración de los procesos
  2. Equipos sin el talento o la motivación suficiente

Esta es la situación más complicada. Si quieres adquirir una empresa y sabes de antemano que el equipo no dispone del talento para ejecutar la misión de tu negocio, deberás plantearte seriamente si eres capaz de revertir la situación. En cualquier caso, vas a tener que hacer cambios.  Reflexiona sobre si dispones de margen para hacerlos con los miembros del equipo que has adquirido o si necesitaras incorporar personas del mercado o de otras áreas de tu negocio. En cualquier caso, necesitarás hacer una inversión fuerte en formación, ya que normalmente las empresas que tienen problemas en el equipo han descuidado el potencial del conocimiento como herramienta para hacer funcionar a sus equipos. De ti depende revertir la situación.

El problema es la visión de negocio

Por último, está el caso de las empresas que no tienen visión de negocio. Estas empresas disponen de un personal formado, de unos procesos eficientes y quizás por inercia histórica, tengan resuelto el aspecto económico. A pesar de eso, son incapaces de encontrar fuentes de crecimiento que les permitan desarrollarse. Si dispones de la visión adecuada, puede ser el caso más fácil. Simplemente marcando unos objetivos claros, podrás hacer funcionar la maquinaria en una nueva dirección. Pero si no eres capaz de desarrollar esa visión comercial, es posible que no sea una buena idea adquirir ese negocio. Los demás elementos los puedes comprar, pero la visión de negocio es inherente al emprendedor y, si no la tienes, es mejor que no afrontes el reto.

En el mundo empresarial es difícil encontrar casos puros donde el problema sea sólo un elemento. Es más frecuente que los problemas aparezcan combinados. Hemos visto como cada situación a la que te enfrentas al adquirir un negocio que ya está en funcionamiento puede implicar una solución diferente dependiendo de cuál sea el elemento afectado. Es importante que, antes de hacer la inversión, analices detenidamente cuáles son los puntos débiles y te plantees si tu participación es imprescindible para transformar aquellas áreas en las cuales la empresa no está funcionando. Si identificas uno o varios elementos a mejorar y tienes capacidad para cambiarlos, tu reestructuración será un éxito.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Andrés Dice:

    Buen artículo!! Gracias.

    Nota adicional: el artículo se repite en dos ocasiones.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.