Cuestión de estrategia

Aquí mucho hemos criticado que el gobierno y empresarios pretendan generar empleo disminuyendo condiciones laborales, una estrategia que no resiste el más mínimo cuestionamiento, pero parece ser que hay una razón de fondo para tomar este tipo de medidas.

Hay varios tipos de empresarios en el país. Para ser simplistas dividámoslo en 3: pequeños, medianos y grandes.

Son los grandes empresarios los que tiene contactos con la clase política que toma decisiones, y por supuesto que es a estos que van dirigidas las políticas de empleo que bien conocemos.

Está demostrado que bajar sueldos no genera empleo ni mucho menos dinamiza la economía, puesto que la única consecuencia de bajar el sueldo a los trabajadores es la disminución de consumo que afecta la demanda interna, que a su vez lleva al cierre de empresas y al incremento del desempleo. El resultado es contrario a lo que nos intentan vender en cada reforma laboral y de seguridad social.

Muchos se preguntan por qué razón los empresarios se esfuerzan por flexibilizar las cargas laborales si a nivel macro ellos terminan afectados pues la demanda de sus productos se verá disminuida.  No es que los empresarios sean obtusos, torpes o idiotas, sino que a los empresarios grandes, los que financias campañas y diseñan leyes, no les afecta esta lógica puesto que su mercado principal no es el interno sino  el externo.

Los grandes capitales del país en general no producen para el mercado interno sino para el externo. Desde esa óptica, ellos presionan para que los salarios bajen así con ello la demanda interna disminuya, pues no les afecta, ya que su mercado es externo y allí si les beneficia pagar bajos salarios.

Ahora, si en alguna medida su mercado interno se  ve afectado por las políticas de flexibilización laboral que ellos imponen, eso se ve compensado por el mayor margen de rentabilidad que les supone el mercado externo al lograr costos de producción menores por cuenta de la mano de obra barata. Un simple juego de intereses que no siempre observamos.

Los perjudicados son los pequeños y medianos empresarios que solo producen para el mercado interno, pero ellos como el resto de colombianos que aunque pueden votar,   no tienen ni voz, ni voto, ni dolientes a la hora de promulgar las leyes.

Esa es la razón por la que se imponen leyes laborales que está demostrado contraen la demanda interna y el empleado,  e impiden el crecimiento económico, y por supuesto impiden  la redistribución de la riqueza. Una simple cuestión de estrategia oculta a los ojos de quien nada cuestiona.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.