Daño emergente y lucro cesante en el impuesto sobre la renta

Por   26/10/2017

Dispone el artículo 1614 del código civil que “entiéndese por daño emergente el perjuicio o la pérdida que proviene de no haberse cumplido la obligación o de haberse cumplido imperfectamente, o de haberse retardado su cumplimiento; y por lucro cesante, la ganancia o provecho que deja de reportarse a consecuencia de no haberse cumplido la obligación, o cumplido”.

A su turno, el artículo 45 del E.T. consagra que “el valor de las indemnizaciones en dinero o en especie que se reciban en virtud de seguros de daño en la parte correspondiente al daño emergente, es un ingreso no constitutivo de renta ni de ganancia ocasional. Para obtener este tratamiento, el contribuyente deberá demostrar dentro del plazo que señale el reglamento, la inversión de la totalidad de la indemnización en la adquisición de bienes iguales o semejantes a los que eran objeto del seguro.

PAR. Las indemnizaciones obtenidas por concepto de seguros de lucro cesante, constituyen renta gravable”.

En concordancia con lo anterior, el artículo 39 del decreto 2595 de 1979 indica que “para obtener el tratamiento previsto en el artículo 32 de la Ley 20 de 1979 (norma compilada en el artículo 45 del E.T.), el contribuyente deberá demostrar dentro del término que tiene para presentar la declaración de renta la inversión de la totalidad de la indemnización recibida en la adquisición de bienes iguales o semejantes a los que eran objeto del seguro.

Si no es posible efectuar la inversión dentro del término señalado, el interesado deberá demostrar que con la indemnización recibida se constituyó un fondo destinado exclusivamente a la adquisición de los bienes mencionados.

Parágrafo. La constitución de dicho fondo se demostrará con certificado expedido por el revisor fiscal y a falta de éste por contador público.
En el año en el cual se le diere a este fondo una destinación diferente, lo recibido por indemnización constituirá renta gravable
”.

En ese orden, la Administración Tributaria recuerda que “la doctrina vigente ha reiterado con base a la interpretación dada del artículo 17 del Decreto 187 de 1975, reglamentario de la disposición hoy contendida en el artículo 26 del Estatuto Tributario, que un ingreso puede producir incremento neto del patrimonio, cuando es susceptible de capitalización aún cuando ésta no se haya realizado efectivamente al final del ejercicio, y no son susceptibles de producir incremento neto del patrimonio los ingresos por reembolsos de capital o indemnización por daño emergente”.  Concepto 14482 de mayo de 2015.

Aunado a lo anterior, precisa el aludido concepto de la DIAN que “en armonía con lo expuesto, el artículo 26 del Estatuto Tributario indica que todos los ingresos ordinarios o extraordinarios recibidos en el año que sean susceptibles de producir un incremento neto del patrimonio, en el momento de su percepción, son gravados y por lo tanto sujetos a retención en la fuente, en consecuencia, si el pago constituye una indemnización por daño emergente, en los términos indicados inicialmente, no está sujeto a retención en la fuente por no ser gravables, pues no es susceptible de capitalizarse, por corresponder a la reposición del elemento patrimonial perdido”.  Concepto 14482 de mayo de 2015.

Continua clarificando, el mismo oficio, que “si dentro del pago hay una suma que exceda dicho monto, es decir la que corresponde a lucro cesante, constituye ingreso gravable por ser el pago de las ganancias ciertas dejadas de percibir susceptibles de incrementar el patrimonio, estará sujeto a la retención en la fuente prevista en el artículo 401-2 del Estatuto Tributario”.  Concepto 14482 de mayo de 2015.

Con la expuesta posición doctrinal, la Autoridad Tributaria da respuesta al interrogante formulado en cuanto a “cuáles son las contribuciones fiscales aplicables a los pagos recibidos por concepto de indemnización ante la pérdida  o deterioro de un bien inmueble de su patrimonio?”.  Concepto 14482 de mayo de 2015.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.