Debemos aprovechar la revaluación del peso

Para nadie es un secreto que la reevaluación está afectando gravemente a los exportadores, y de paso a muchas empresas y personas que dependen de las exportaciones.

Los ingresos de las empresas exportadoras se han visto disminuidos por la baja del dólar, lo cual ha causado serios problema de liquidez y de capital de trabajo en las empresas.

Pero como todo en la vida, a los problemas hay que buscarle el lado bueno para sacarle provecho. No hay duda que algo, por muy malo que sea, tiene su lado positivo, y hay que explotarlo, si al menos se quiere sobrevivir a los momentos de crisis.

Al estar el dólar barato, es la oportunidad para que las empresas puedan acceder a tecnología nueva a un precio razonable, lo cual redundará en una mejor competitividad, lo cual sin duda, mitigará los efectos de la revaluación del peso.

Lo que si no es aconsejable hacer, es dedicarnos a importar vienen suntuosos, que no son productivos, por la única razón de estar a bajo precio, lo que parece ser la constante, lo cual no deja de ser lamentable.  Es lamentable ver como las familias se dedican a comprar televisores de plasma, modernos equipos de sonido con reproductores mp3 y mp4, y un sinfín de cosas que aunque brindan satisfacción personal, no contribuyen a generar ingresos, es decir, no son productivas, por lo que esas onerosas inversiones, o mejor gastos, nunca se recuperarán.

Lo que debemos hacer, es buscar renovar nuestras empresas o negocios, para fortalecerlos y que puedan afrontar mejor las crisis que se nos avecinan.

Hoy tenemos la posibilidad de acceder de forma económica a nuevas tecnologías, a nuevas herramientas y maquinaria para ser más productivos, lo cual debemos aprovechar sin vacilar.

Gerencie.com es una de las víctimas de la revaluación del peso; respecto al año pasado, nuestros ingresos han disminuido casi un 30% por el efecto de la devaluación del dólar, lo cual lejos de desanimarnos, nos ha llevado a mejorar nuestros sistemas, todos importados, y a un precio mucho más económico, por lo que podemos decir que lo perdido con la revaluación, lo hemos recuperado con la compra de elementos y quipos a un menor precio. Como dice el adagio popular: no hay mal que por bien no venga.

No hay razón pues para desesperarnos por las crisis que han sido constantes durante la historia de la humanidad. Todo lo que hay que hacer es adaptarnos muy rápido a las nuevas coyunturas y tendencias.

Qué bueno sería ver que los colombianos aprendiéramos que en donde hay un problema, también hay una oportunidad…

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. JUAN RUA MARTINEZ dice:

    Yo prefiero decir: “no hay bien que por mal no venga”.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.