Si deseo que un tercero goce de un bien mío ¿qué debo constituir usufructo, comodato o propiedad fiduciaria?

Tanto la propiedad fiduciaria como el usufructo comparten ciertas características similares, como que ambas son una limitación a la propiedad y se pueden constituir tanto por acto entre vivos a través de escritura pública o por acto testamentario, sin embargo, el efecto que produce cada figura si reviste diferencias importantes entre ellas; si lo que se desea es simplemente dar a otra persona el goce de un bien nuestro lo más adecuado es el usufructo.

Ahora bien, a través de la propiedad fiduciaria también se le puede otorgar el goce del bien a una persona (fiduciario) con el gravamen de pasar a otra (fideicomisario) si esta última cumple la condición señalada por el constituyente; en el usufructo la diferencia es que la propiedad nunca pasa a otra persona esta se mantiene en poder del constituyente.

Teniendo en cuenta lo anterior,  cuando deseemos que un tercero goce de un bien nuestro con el cargo de restituirlo, lo que debemos constituir es un usufructo; pero, también se le puede otorgar el goce a alguien con el cargo de que restituya el bien a otra cuando esta última cumpla la condición, cuando se constituye un fideicomiso.

Por otro lado,  también es posible constituir propiedad fiduciaria y usufructo a la vez en un mismo bien, ya que las figuras de acuerdo con lo establecido en el artículo 797 del código civil no son excluyentes; el artículo señala lo siguiente:

“Una misma propiedad puede constituirse a la vez en usufructo a favor de una persona, y en fideicomiso en favor de otra”.

Cuando se constituye usufructo y fideicomiso a la vez goza de la propiedad fiduciaria el constituyente del fideicomiso, incluso la condición para que termine el usufructo puede ser el hecho de que el fideicomisario cumpla la condición; en cuyo caso el usufructuario tendrá la obligación de restituir el bien al fideicomisario quien al momento de cumplir la condición se convierte en el dueño pleno del bien.

En fin, cuando queramos ofrecer el goce de un bien nuestro podemos constituir un derecho real de usufructo, el cual siempre tiene inmersa la obligación de restitución y conservación del bien, o también es posible, otorgar comodato, el cual no es un derecho real como el usufructo,  sino un contrato a través del cual se presta un bien inmueble para que este se use y se restituya una vez termine el uso por el cual se celebró el contrato.

La diferencia entre el usufructo y el comodato reviste en que en el primero se otorga el goce pleno del bien, mientras que el comodato se limita a que el comodatario solo puede utilizar el bien para el uso por el cual se prestó.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.