¿Declaración de renta firmada por contador público sin registro en la junta central de contadores se considera como no presentada?

¿Qué de cierto tiene que una declaración de renta firmada por un contador público no inscrito o sin registro en la junta central de contadores se considera como no presentada?

En algunos casos sí es cierto pero en otros casos no, pero lo ideal  y lo lógico es que si un contador firma la declaración de renta o cualquier otra declaración, es por qué está inscrito en  la junta central de contadores.

Valga decir que no existe una norma que expresamente contenga tal afirmación. Es simple interpretación concordada de diferentes normas.

En primer lugar hay que precisar que no todas las declaraciones de renta deben ser firmadas por un contador público.

Consulte: Declaraciones tributarias que deben ser firmadas por contador público

En consecuencia,  si por disposición legal la declaración de renta debe ser firmada por un contador público, o por un revisor fiscal, entonces es obligatorio que el contador público esté inscrito en la junta central de contadores.

La razón es sencilla: Una persona que no esté inscrito en la junta central de contadores no se puede llamar contador público.

Es así por disposición de la ley 43 de 1990, que en su artículo primero señala «Se entiende por Contador Público la persona natural que, mediante la inscripción que acredite su competencia profesional en los términos de la presente…», y en su artículo 3 señala que «La inscripción como Contador Público se acreditará por medio de una tarjeta profesional que será expedida por la Junta Central de Contadores.», de manera que mientras no se esté inscrito en la junta central de contadores no se es contador público.

Y es evidente que si una declaración de renta debe ser firmada por un contador público, y quien la firma no ostenta tal calidad, pues esa firma no vale nada y el requisito se entiende no cumplido.

La contaduría pública es una de las profesiones que requiere registro y tarjeta profesional para ser ejercidas, de manera que el simple título expedido por una universidad no habilita a ninguna persona a ejercer como contador público.

Ahora, si no es obligatorio que la declaración de renta sea firmada por un contador público, si la firma una persona que no tiene tal calidad, en nuestro criterio ello no hace que la declaración sea considerada como no presentada, puesto que no se puede sancionar el cumplimiento erróneo de un requisito que la ley no  exige: ¡Que esa firma no vale nada! Cierto, pero es que la firma no es obligatoria para considerar válidamente presentada la declaración.

Ahora, ¿Si la ley no exige que la declaración de renta esté firmada por un contador público para qué estampamos su firma?

Y si de todas maneras el contribuyente quiere que un contador público firme su declaración de renta así no le asista tal obligación, ¿para qué contrata a un contador sin registro,  que no es contador?

La cuestión es: O contratamos a un verdadero contador o no contratamos a quien tan  sólo pretende serlo.

Por último, si usted quiere saber si su contador es en verdad contador público consulte su número de cédula en este enlace, y si quiere saber si su contador no ha sido sancionado por el incorrecto ejercicio de su profesión verifique el certificado que le presente en este enlace.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.