Declaraciones tributarias en firme por beneficio de auditoría no se pueden corregir

Las declaraciones tributarias que han quedado en firme al quedar cobijadas por el beneficio de auditoría no se pueden corregir, puesto que en virtud de la firmeza alcanzada resultan inmodificables.

El beneficio de auditoría disminuye el tiempo que se requiere para que una declaración alcance su firmeza, que por regla general es de dos años.

Una vez que la declaración tributaria queda en firme, esta ya no es susceptible de ser modificada, entendiéndose que tal modificación queda impedida tanto para la Dian como para el contribuyente, de tal manera que este no la puede corregir.

Respecto a la posibilidad de que un contribuyente pueda  corregir una declaración tributaria que ha quedado en firme en ocasión al beneficio de auditoria, el consejo de estado en la sentencia del 12 de marzo de 2012 radicación 17180 dijo:

El límite temporal que de alguna manera fija el parágrafo 1º del artículo 689-1 para ejercer la facultad de corrección permite concluir que la segunda declaración de corrección por concepto de impuesto sobre la renta del año gravable 2002 (9000001723653) no podía surtir efectos legales por haberse presentado el 26 de agosto del 2004, más de cuatro meses después de que la declaración inicial había quedado en firme, se repite: el 10 de abril del 2004.”

En ese caso el consejo de estado avala sólo la primera corrección realizada  por el contribuyente, pues se presentó antes de que se consolidará la firmeza anticipada de la declaración de renta, mientras que la segunda corrección pretendida se presentó luego de transcurridos 4 meses de haber quedado en firme la declaración en virtud de los términos de firmeza consagrados por el artículo 689-1 del estatuto tributario contentivo del beneficio de auditoría, razón por la que fue considerada ineficaz, sin efecto jurídico alguno.

El consejo de estado además consideró que el contribuyente no podía renunciar al beneficio de auditoría  lo cual le otorgaría validez a su segunda corrección, pues en tal caso el tiempo de firmeza se extendería al regulado por el artículo 714 del estatuto tributario, maniobra imposible porque como manifestó el consejo de estado, el beneficio de auditoría opera de pleno derecho y si se cumplen los requisitos para su ocurrencia, no requiere de la aceptación expresa por parte de de la Dian ni mucho menos de la solicitud del contribuyente para que sea cobijado por dicho beneficio, ya que dicho beneficio no es facultativo ni tampoco renunciable.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.