Declarado exequible el artículo 45 del estatuto tributario

El artículo 45 del estatuto tributario había sido demandado ante la corte constitucional,  en la parte que exige al contribuyente como requisito para que los ingresos recibidos por concepto de indemnización por daño emergente sean considerados como no constitutivos de renta ni ganancia ocasional, el invertir esos recursos en la adquisición de un bien igual o similar al siniestrado.

El demandante consideraba que este artículo establece un trato diferente en cuanto a la carga tributaria que debe asumir un contribuyente que decide invertir de forma diferente los recursos provenientes de la indemnización, puesto que si no invierte los recursos en la compra de un activo similar o igual, deberá asumir una carga tributaria que no asume quien si decide invertir esos recursos conforme a la norma.

Consideraba también el demandante, que esta norma violaba el principio constitucional de libertad económica al obligar al contribuyente a invertir en determinado activo.

La corte constitucional, en sentencia C-385 de 2008, desestimó las pretensiones del demandante y declaro exequible el artículo 45 del estatuto tributario.
Las razones que esgrimió la corte para tomar su decisión fueron las siguientes:

La Corte precisó que, en efecto, el tratamiento tributario establecido en la norma acusada es diferente respecto de los contribuyentes que reciben una indemnización en dinero o en especie, en virtud de seguros de daños en la parte correspondiente al daño emergente, frente a quienes reciben el equivalente en dinero al valor del bien que sale de su patrimonio por causa diferente a la ocurrencia de un siniestro. En el primer caso, la ley establece un beneficio en cuanto ese ingreso no constituye renta ni ganancia ocasional, mientras que en el segundo, dicho ingreso está sujeto a las reglas propias del impuesto a la renta o de la ganancia ocasional, en relación con la diferencia entre el precio de enajenación y el costo fiscal del activo enajenado.  A juicio de la Corte, la diferencia de trato establecida en la norma demandada se encuentra justificada, por cuanto se trata de un beneficio sujeto a una condición, con la opción de acogerse o no a ella, a saber: a) si el contribuyente acoge el beneficio de que tal ingreso no sea constitutivo de renta ni de ganancia ocasional, demostrando que ha invertido la totalidad de la indemnización en la adquisición de bienes iguales o semejantes a los que eran objeto del seguro; o b) no demuestra la condición y en  ese caso, estaría sujeto a las reglas de los ingresos constitutivos de renta o ganancia ocasional. Para la Corte, por tratarse de una exención tributaria, el Estado está facultado para condicionar su aplicación al cumplimiento de una determinada circunstancia, máxime si se tiene en cuenta que no se trata de una imposición, sino de una opción que da la ley al contribuyente que está en libertad de acoger  o desechar según su particular conveniencia o voluntad en cada caso concreto. No obstante, aclaró que en aquellos eventos en los cuales lo recibido a título de indemnización no llegare a superar el valor fiscal correspondiente al bien en relación con el cual se generó dicha indemnización, no habrá lugar a obligación tributaria alguna, según las reglas del impuesto a la renta o de ganancia ocasional y no se trataría de un beneficio tributario. De este modo, en todas aquellas situaciones de ausencia de hecho generador del gravamen, no subsiste para el beneficiario, en virtud de lo establecido por la disposición acusada, el deber de invertir la totalidad o parte de la indemnización en la adquisición de bienes iguales o semejantes a aquellos cuya destrucción o daño haya dado lugar al pago de la indemnización, para exonerarse del pago del impuesto, ya que la renta o la ganancia ocasional no llega a configurarse. Tampoco, la Corte encontró que haya lugar a vulneración alguna del principio de libertad con la posibilidad que se ofrece al contribuyente de obtener exoneración del pago de este tributo, si cumple con la condición de invertir la totalidad de la indemnización en adquirir bienes iguales o semejantes a los que eran objeto del seguro por daño, por cuanto no se trata de una imposición, sino de una alternativa por la que bien puede optar o no el contribuyente. En consecuencia, la Corte declaró exequible, por los cargos examinados la parte final del artículo 45 del Decreto 624 de 1989.

Queda claro entonces que el contribuyente que reciba ingresos producto de una indemnización, para que la parte correspondiente al daño emergente conserve la calidad de ingreso no constitutivo de renta ni ganancia ocasional, deberá comprar un activo igual o similar al que fue objeto de indemnización.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.