Deducción concurrente por deudas de difícil cobro y manifiestamente perdidas

Contrario a lo que ha opinado la Dian en muchas de sus decisiones y en lo que a primera vista se puede concluir, es posible aplicar simultáneamente la deducción de por deudas de difícil cobro y por deudas manifiestamente perdidas.

La deducción de deudas de dudoso o difícil cobro está consagrada en el artículo 145 del estatuto tributario:

Deducción de deudas de dudoso o dificil cobro. Son deducibles, para los contribuyentes que lleven contabilidad por el sistema de causación, las cantidades razonables que con criterio comercial fije el reglamento como provisión para deudas de dudoso o difícil cobro, siempre que tales deudas se hayan originado en operaciones productoras de renta, correspondan a cartera vencida y se cumplan los demás requisitos legales.

No se reconoce el carácter de difícil cobro a deudas contraídas entre sí por empresas o personas económicamente vinculadas, o por los socios para con la sociedad, o viceversa.

(…)

La deducción por deudas manifiestamente perdidas está contemplada por el artículo 146 del estatuto tributario:

Deducción por deudas manifiestamente pérdidas o sin valor. Son deducibles para los contribuyentes que lleven contabilidad por el sistema de causación, las deudas manifiestamente perdidas o sin valor que se hayan descargado durante el año o período gravable, siempre que se demuestre la realidad de la deuda, se justifique su descargo y se pruebe que se ha originado en operaciones productoras de renta. Cuando se establezca que una deuda es cobrable sólo en parte, puede aceptarse la cantidad correspondiente a la parte no cobrable. Cuando los contribuyentes no lleven la contabilidad indicada, tienen derecho a esta deducción conservando el documento concerniente a la deuda con constancia de su anulación.

Como se observa, son dos deducciones diferentes aunque relacionadas, y la utilización de una opción no impide la utilización de la otra, o  por lo menos la ley de forma expresa no lo prohíbe.

No obstante, la Dian en muchos procesos ha impedido que los contribuyentes utilicen las dos opciones cuando la realidad económica de la empresa así lo sugiere o lo exige, implicando un gran perjuicio al contribuyente que no puede recuperar fiscalmente lo que sus clientes no le pagan.

Es por ello que resulta muy oportuna una sentencia de la sección cuarta del Consejo de estado en la que se advierte claramente que los dos tipos de deducciones se pueden utilizar simultáneamente, concurrentemente, sin que ello se pueda interpretar como un doble beneficio a favor del contribuyente.

El Consejo de estado, en sentencia del 28 de enero de 2010, expediente 17202 ha dicho:

De lo anterior se advierte que los artículos antes transcritos constituyen dos formas diferentes de realizar la deducción por cartera morosa o perdida, pero de ninguno de los dos preceptos puede establecerse que el hecho de que el contribuyente adopte en primera instancia la provisión por deudas de dudoso o difícil cobro, luego no pueda castigar esas mismas acreencias con fundamento en el artículo 146 E.T., pues no existe prohibición legal ni reglamentaria en ese sentido.

En tales condiciones, el procedimiento adoptado por la demandante en cuanto hizo la cancelación directamente contra la provisión de deudas incobrables que tenía de la sociedad (xxx) no hace perder el derecho a la deducción, porque, se reitera, no existe impedimento para hacerlo y además no existió un doble beneficio, por cuanto si bien el valor total de la deuda que tenía (xxx)., era de $874.132.000, lo solicitado como deducción por deuda manifiestamente perdida o sin valor en el año gravable 2001 ($662.373.000), no incluye lo que la demandante ya había deducido en el año gravable 2000 como deuda de dudoso o difícil cobro ($211.759.000).

Se debe aclarar, eso sí, que no se pueden aplicar las dos deducciones sobre un mismo valor, puesto que en ese caso el contribuyente se estaría tomando un doble beneficio sobre una misma glosa, lo cual por supuesto que no está permitido por la legislación tributaria colombiana.

Así las cosas, el contribuyente puede aplicar el artículo 145 para una parte de su cartera y a la vez utilizar el artículo 146 para otra parte de su cartera, en la medida en cada deducción cumpla con los requisitos exigidos por cada norma en particular.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.