Deducción de intereses por préstamos para adquisición de vivienda y pagos por salud

Por

No todas las personas naturales podrán deducir en el impuesto a la renta los intereses que paguen por préstamos para la adquisición de vivienda ni los pagos por salud.

El artículo 387 del estatuto tributario contempla deducciones por intereses pagados en la adquisición de vivienda y pagos por salud con las limitaciones allí contempladas, pero no todas las personas pueden deducir estos conceptos del impuesto a la renta.

Si bien el artículo 387 del estatuto tributario señala que «Las deducciones establecidas en este artículo se tendrán en cuenta en la declaración ordinaria del Impuesto sobre la Renta.», el decreto 2250 de 2017 limitó estas deducciones a quienes obtengan rentas  laborales.

Recordemos que el artículo 330 del estatuto tributario instituyó  la determinación cedular del impuesto a la renta de las personas naturales y las clasificó en 5 cédulas: Rentas de trabajo, Pensiones, Rentas no laborales, Rentas de capital y Dividendos y participaciones, y el decreto 2250 que modificó el decreto único reglamentario 1625 de 2016, sólo permite las deducciones del artículo 387 respecto a las rentas laborales.

Así, el artículo 1.2.1.20.4 del decreto 1625 de 2016 señala de forma taxativa las deducciones que se pueden aplicar a las diferentes cédulas, y las deducciones a las que se refiere el artículo 387 del estatuto tributario sólo figuran en la cédula de rentas de trabajo.

Este artículo señala lo que se puede deducir en cada una de las cédulas, y en las cédulas de rentas de capital, de pensiones y de rentas no laborales, no se incluyen esa deducciones, y considerando que las personas naturales sólo pueden deducir lo que la ley expresamente ha señalado, no todas pueden deducir estos conceptos.

Llama la atención que el artículo 1.2.1.20.4 del decreto 1625 no hace referencia a la cédula de dividendos y participaciones, por lo que respecto a esa cédula no hay norma que impida ni que permita esta deducción, pero seguramente la opinión de la Dian es que tampoco aplica esa deducción por el sentido mismo del decreto que busca permitir la deducción únicamente respecto a los ingresos laborales o rentas de trabajo, y la cédula de dividendos y participaciones nada tiene que ver con este tipo de rentas.

Si leemos aisladamente el artículo 387 del estatuto tributario se puede concluir que toda persona natural puede deducir lo dispuesto allí, pero el decreto reglamentario excluye a las personas que tengan rentas de un origen distinto a las laborales.

Naturalmente que si una persona tiene rentas de diferentes cédulas, si tiene rentas de trabajo podrá deducir los conceptos señalados en el artículo 387 del estatuto tributario.

En consecuencia, no todas las personas pueden deducir del impuesto a la renta los pagos por medicina prepagada, por seguros de salud, y los pagos por intereses por créditos adquiridos para comprar vivienda.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. HENRY CARVAJAL Dice:

    Respecto al articulo considero que si bien es cierto el Decreto 2250 trae limitacion a las deduciones es preciso clarificar que con respecto a las rentas laborales aplican las deduciones que trata el articulo 387 del ET, pero en cuanto a los intereses credito de vivienda no es el articulo 387 el que permite dicha deduccion, si no que la misma procede de conformidad al articulo 119, en ese orden de ideas esta norma superior al decreto no podria limitar la deducion a personas con cedulas no labolaes o de capital y mas teniendo en cuenta que el art 119 no sufrio modificacion por la Ley 1819 de 2016.

    Responder
  2. Roberto Suarez Dice:

    La deduccion por intereses de vivienda y los aportes voluntaris a fondos de pensines proceden para rentas de capital y rentas no laborales deconformidad con lo señalado por el decreto 2250 articulo 1.2.1.20.4 numerales 3-2 y 4-2

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.