Deducción de los intereses pagados por dividendos decretados y no pagados

Los intereses pagados a los socios por dividendos decretados y no pagados, son deducibles siempre que se pueda probar la obligación de la existencia de la obligación y deben estar sometidos a los límites que impone la ley para el caso de los intereses pagados a entidades no vigiladas por la superintendencia financiera.

Cuando se decretan dividendos y no se pagan, estos se convierten en pasivo externo a favor de los socios, tal como lo establece el artículo 156 del código de comercio:

Cobro de utilidades debidas a los socios. Las sumas debidas a los asociados por concepto de utilidades formarán parte del pasivo externo de la sociedad y podrán exigirse judicialmente. Prestarán mérito ejecutivo el balance y la copia auténtica de las actas en que consten los acuerdos válidamente aprobados por la asamblea o junta de socios.

Las utilidades que se repartan se pagarán en dinero efectivo dentro del año siguiente a la fecha en que se decreten, y se compensarán con las sumas exigibles que los socios deban a la sociedad.

Con ello se prueba la existencia del pasivo, pero no se prueba la obligación del pago de intereses, por tanto, es preciso que exista además un acta de la asamblea en la que se apruebe el pago de intereses por los dividendos decretados y no pagados, de lo contrario, es muy posible que la Dian rechace dichos intereses por no tener un sustento cierto.

Por último, los intereses que se aprueban pagar a los socios por los dividendos adeudados, debe ajustarse en primer lugar a los límites que establece la ley comercial como es la tasa de usura, y tributariamente, se deben sujetar a los límites contemplados en el artículo 117 del estatuto tributario:

Deducción de intereses. Los intereses que se causen a entidades sometidas a la vigilancia de la Superintendencia Bancaria son deducibles en su totalidad, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo siguiente.

Los intereses que se causen a otras personas o entidades, únicamente son deducibles en la parte que no exceda la tasa más alta que se haya autorizado cobrar a los establecimientos bancarios, durante el respectivo año o período gravable, la cual será certificada anualmente por la Superintendencia Bancaria, por vía general.

Es importante anotar que la Dian suele ser muy exigente a la hora de aceptar la deducción de los intereses que se paguen a los socios, puesto que con ello la empresa podría buscar un beneficio indebido, lo que obliga a que la empresa se ajuste a la ley para no tener futuras complicaciones.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.