Deducibilidad de los intereses moratorios

Es bien sabido que los intereses moratorios originados en obligaciones tributarias de cualquier orden, no son deducibles, lo cual no significa que todos los intereses moratorios no se puedan deducir de la renta.

Es así como los intereses moratorios en negocios con particulares, sí son deducibles, teniendo en cuenta, claro está, las limitaciones que impone la ley:

Deducción de intereses. Los intereses que se causen a entidades sometidas a la vigilancia de la Superintendencia Bancaria son deducibles en su totalidad, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo siguiente.

Los intereses que se causen a otras personas o entidades, únicamente son deducibles en la parte que no exceda la tasa más alta que se haya autorizado cobrar a los establecimientos bancarios, durante el respectivo año o período gravable, la cual será certificada anualmente por la Superintendencia Bancaria, por vía general [Artículo 117 del Estatuto tributario].

El Consejo de estado, sección cuarta, en sentencia de marzo 7 de 1997, expediente 8164, ha dicho lo siguiente sobre la deducción de intereses moratorios:

De otra parte, es cierto que el llamado interés de mora ha sido considerado como sancionatorio y que en algunas ocasiones la jurisprudencia ha precisado que por tener origen en el desacato de una norma legal no puede haber reconocimiento fiscal, pero tal expresión ha sido referida únicamente a los intereses de mora en el pago de obligaciones fiscales o, por desencajes bancarios u otras transgresiones a normas de policía administrativa que regulan la actividad de servicio público financiera, aseguradora y bursátil. (cfr., Sentencia de abril 14 de 1989, Expediente No. 1737, Consejero Ponente: Doctor Jaime Abella Zárate, Actor: Coltejer S.A.;  Sentencia de noviembre 26 de 1993, Expediente No. 4842, Consejero Ponente: Doctor Jaime Abella Zárate, Actor: Curtiembres Teurel S.A.; Sentencia de agosto 26 de 1994, Expediente No. 5526, Consejero Ponente: Doctor Jaime Abella Zárate, Actor: Importadora Panamericana Ltda.)

En consecuencia no puede la Administración extender la citada precisión jurisprudencial al pago de otros intereses, como los originados en los sobregiros bancarios así se denominen moratorios en el derecho privado, para desconocerles efecto fiscal, ignorando, que el interés moratorio corresponde generalmente al interés corriente aumentado en un porcentaje predeterminado en la ley o por la Superintendencia Bancaria.

Queda claro entonces que los intereses moratorios pagados a entidades bancarias y originados en  demás operaciones económicas entre particulares, y que además tengan relación de causalidad, sean necesarios para generar renta y se ajusten al principio de la proporcionalidad, son deducibles de la renta del contribuyente.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.