Default o suspensión de pagos

Debido a la crisis actual, que tantos problemas está generando en la economía, es frecuente encontrarnos con términos como "default". ¿Qué es y qué significa que un país haga default?

Default es el término anglosajón para referirse a la suspensión de pagos, aunque en otras ocasiones también se le suele llamar reestructuración de deuda. La suspensión de pagos es una situación a la que se llega cuando el que debe pagar (ya sea un banco, un país, una empresa, etc.) no puede hacer frente a las deudas de los que le han prestado dinero, que serían los acreedores. De esta manera, en la suspensión de pagos se produce un procedimiento en el que se busca un acuerdo entre el deudor y los acreedores, bajo supervisión judicial, sobre el modo en que se pagará.

Es importante destacar también que la suspensión de pagos no es lo mismo que la quiebra. En el caso de la suspensión de pagos el patrimonio del que debe pagar es mayor que las deudas que tiene, por lo que tarde o temprano terminará pagando. Sin embargo, la quiebra supone que el deudor tiene un patrimonio menor que las deudas que tiene, por lo que en este caso, puede ser que mucha parte de lo que se debe, o la totalidad completa, no se pagará nunca.

Cuando un país entra en suspensión de pagos significa que está retrasando el pago de sus deudas porque no posee el dinero en efectivo suficiente para hacer frente a todas ellas ya que aunque posee el patrimonio suficiente para liquidar esas deudas, no puede llevarlo a cabo con total liquidez. En algunas ocasiones, si la deuda es muy abultada, se negocia un default parcial, lo cual consistiría en dar por perdida una parte de la deuda para así poder hacer frente al resto con la mayor brevedad posible. Esto último es lo que ocurrió, por poner un ejemplo, con Grecia en el año 2011, ya que parte de la deuda que tenía el país se dio por perdida para poder así reducir el volumen de lo que debía el estado griego y poder pagar el dinero restante que aún debía.

Existen diversas soluciones para hacer frente a una suspensión de pagos tras un procedimiento judicial. Veamos a continuación las dos principales:

- Liquidación de activos de la sociedad (ya sea un país, empresa, banco...). El fin de este método es que la sociedad pueda seguir funcionando para que más tarde o más temprano todos los acreedores cobren sus créditos. Es de destacar que este es el método más drástico.

- Acuerdos con los acreedores. Este es el método más común y consiste en reducir los créditos atrasando los plazos de entrega de dinero a los acreedores. En la mayoría de los casos este es el método que se lleva a cabo porque los acreedores prefieren cobrar una parte o cobrar tarde, a no cobrar nunca.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.